Los últimos meses el matrimonio de Ana María Aldón y José Ortega Cano ha estado en el punto de mira. Las desavenencias familiares, las acusaciones públicas y la fuerte exposición mediática han provocado que la pareja atraviese un crisis sentimental sin precedentes. Ahora tienen la oportunidad de oro para acercar posturas y salvar un matrimonio que vive su momento más delicado.

Ana María Aldón Ortega Cano
Gtres

Un punto clave en el distanciamiento entre Ana María Aldón y Ortega Cano han sido las terceras personas, entre ellas, Gloria Camila Ortega. La joven ha puesto tierra de por medio debido a su participación en el nuevo reality de Telecinco, ‘Pesadilla en el paraíso’. Por tanto, permanecerá totalmente ajena a los problemas familiares, sin echar más leña al fuego, y alejada de su padre de quien está muy unida. Ana María Aldón ha reconocido que existen episodios junto a esta que no puede olvidar. «Al reloj no se le puede dar para atrás. Eso no se puede obviar». Sin embargo, acepta que Gloria Camila siempre esté al lado del diestro. «Ella está con su padre que es con quien tiene que estar».

El momento de Ana María Aldón y Ortega Cano

El mes de septiembre marca el regreso de Ana María Aldón a su casa después de un verano en el que se ha refugiado en Costa Ballena, Cádiz, junto a los suyos. Ahora debe afrontar un nuevo inicio del curso. Su hijo pequeño, José María, centra todas sus preocupaciones. Ana María ha confirmado que regresará a la vivienda que comparte con el torero en una zona residencial al norte de Madrid. La distancia no será un hándicap para que el matrimonio se siente a hablar y pueda solucionar el momento crucial que atraviesa. Ella ha manifestado en más de una ocasión que desearía acercar posturas, también que serán ellos quienes marquen sus propios tiempos. «Si un día tenemos que decir algo, lo diremos. Lo único que pueden hacer los demás es especular. Haremos lo que hay que hacer».

Ana María Aldón
Gtres

Ha sido el verano más complicado en la vida de la diseñadora, así lo ha confirmado durante su última intervención televisiva donde ha confesado que la convivencia con el torero es muy distante. «Hacemos una vida cordial. No he hablado con él y no sé qué está haciendo. No comemos juntos, uno sube, otro baja. Tampoco dormimos juntos, hacemos nuestra vida como mejor podemos llevarla. No voy a maquillar algo que es así».

El significativo gesto de Ortega Cano

Entre los actores secundarios de esta crisis sentimental se encuentran los hermanos del diestro. Conchi Ortega Cano se ha convertido en un punto discordante, pero ella ha afirmado que se mantendrá al margen para salvar el matrimonio del torero. «Yo lo que quiero para mi hermano es su felicidad. Yo quiero que él sea feliz y se lleve bien con su mujer y críe a su niño».

Por su parte, Ana María Aldón ha solicitado a su marido en múltiples ocasiones que dé un paso al frente. Algo que parece haber hecho el pasado mes de junio. El torero reunió a sus hermanos para encontrar a la persona que filtraba información a la prensa. Un gesto que evidencia que busca solucionar su tensa situación familiar.