El domicilio familiar de Carolina Molas, la madre de Íñigo Onieva, es también un hervidero de noticias. El empresario se encuentra en casa de su madre tras abandonar la casa de Tamara Falcó y mientras su nombre es una vorágine de informaciones. El que fuera prometido de la diseñadora está «destrozado» tras escuchar públicamente como Tamara Falcó aseguraba que era «imposible» que volviera con él. El relaciones públicas decidió trasladarse hasta el domicilio familiar para protegerse así de todo lo que se está diciendo de él y esperar a que las aguas se calmen. Además, es el mejor refugio para dejar pasar la tormenta. Sobre todo por la compañía. Mientras que en el domicilio de Isabel Preysler no paran de entrar y salir coches, en el de Carolina intentan tomarse esta situación con normalidad y tan solo ella y su hija, Alejandra Onieva, se dejan ver por las inmediaciones de la casa de La Moraleja.

Vídeo: Europa Press

Ambas se han convertido en el pilar fundamental para Íñigo Onieva, que tras ver las demoledoras palabras de Tamara se rompía: «La he perdido para siempre. Está muy entera», reaccionaba según Jorge Javier Vázquez. Tal y como se puede ver en las imágenes que hay sobre estas líneas no es únicamente él quien lo está pasando mal, tanto su madre como su hermana están afectadas por lo que está ocurriendo en su vida personal. Carolina y Alejandra mantenían una excelente relación con Tamara Falcó y estaban muy ilusionadas con la que iba a ser la boda del año. Sin embargo, ahora afrontan la ruptura con mucho dolor.

¿Cuántos años tiene Tamara Falcó?

La hija de Isabel Preysler tiene 40 años.