Rafa Mora y Anabel Pantoja han protagonizado una monumental pelea por culpa de Kiko Rivera y un gesto del primero provoca el abandono de la segunda del plató.


Rafa Mora y Anabel Pantoja han protagonizado uno de los momentos más tensos de la tarde del viernes en el plató de ‘Sálvame’. Todo ha empezado cuando han tratado en el programa el paso que ha dado Kiko Rivera de pedir disculpas a su prima tras dejarla de seguir en Instagram y hacer pública la mala relación que hay entre ellos desde hace unas semanas.

Anabel Pantoja ha querido compartir con sus compañeros lo contenta que está, porque según ella, lo que había pasado le había roto el corazón. «Yo a Kiko no tengo que pedirle nada, lo que me ha dicho ha sido en privado. Es positivo, estoy tranquila, estoy bien, he pasado unos días horribles, se me partió el corazón. A mi hubo un pellizco que se me clavó, pasé 24 horas muy malas. Hemos hablado. Evidentemente él tiene sus razones y se arrepiente de haberlo hecho así, le di mis explicaciones», ha querido apuntar la colaboradora con una sonrisa.

También ha querido hablar de los papeles que le quiso enseñar su primo que ponían entre las cuerdas a su madre, Isabel Pantoja, y que Anabel no quiso ver: «Sobre la documentación que me iba a enseñar, le dije que yo ya sabía todo. Tengo la esperanza en que ellos (su tía y su primo) hablen, y aunque no lleguen a la misma relación que tenían, llegarán a un entendimiento».

Rafa Mora y Anabel Pantoja han protagonizado una pelea monumental

© Telecinco.

Sin embargo, después de dar esta buena noticia, ha empezado una pelea monumental entre Rafa Mora y la sevillana. Y es que esta cree que el extronista de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’ ha metido cizaña entre los primos para que se lleven mal. «Le metiste mucha mierda a mi primo para que entrara en directo renegando de mí. Lo que tú dices es palabra de Dios. Lo que tú me dices me da igual. Le metes mierda a mi primo. Lo conoces desde hace seis años…», ha empezado diciendo.

Rafa Mora ha querido contestar a la colaboradora, defendiendo que él no quiere que los primos se lleven mal: «Que le pongan un bozal, yo tengo que hablar. Vamos a empezar. Conozco a Rafa Mora desde 2010. Yo hablé aquí de los motivos por los que no se hablaba con Anabel. A mi no me interesa que se lleven mal los primos. Cuando Anabel estaba hablado, yo estaba hablando con Kiko Rivera y de repente me llamó él a mi. Kiko me escribe a mí, no he hecho nada para que Kiko se lleve mal con ningún miembro de su familia».

Anabel ha querido zanjar el tema con un alegato: «Igual que lleva 12 años en la tele, yo llevo ya cuatro años en este plató. Este no es el debate. Estamos aquí porque los directores nos quieren. Yo soy la primera que no me mato por estar en la tele y tener más vacaciones. Me convocan y no quiero venir. Cuando salgo de aquí, en Canarias sigo teniendo trabajo. Salgo de aquí y sigo trabajando. No se me cae el culo por trabajar en ‘Sálvame’ ni porque las cámaras me enfoquen. Tengo derecho por parte de sus padres de mencionarlas, pero para decir que las quiero… es una manera muy sucia de decir que a mi no me interesan esos papeles. Atácame con lo que quieras, quiero que dejes de pensar es que me da igual que seas su amigo, su compañero, súper colega… me da igual porque la diferencia entre él y yo, es que él cuenta todo cuando habla con él, y yo no digo nada de lo que hablo con mi familia. A mi Rafa Mora me hace un favor. No quiero tener ningún tipo de relación contigo».

Anabel abandona el plató tras un gesto de Rafa Mora haciendo referencia a su padre

© Telecinco.

Después de esta pelea, Rafa Mora ha metido en los ataques al padre de Anabel Pantoja haciendo un gesto en el que imitaba a una persona coja, lo que ha sentado muy mal a Anabel. En este momento, la joven ha abandonado el plató de ‘Sálvame’. Después, Rafa Mora ha querido pedirle disculpas: «Me gustaría que me escuchases. Me ha dolido que me digas que soy un traidor. Es un gesto que no era necesario, te pido disculpas a ti y a toda tu familia. Para mí tu padre es un tío encantador. Se nos ha ido de las manos a los dos. Lo siento. No he dicho la palabra que tú dices, pero sí que he hecho el gesto. Te pido disculpas».