Ana Obregón y Alessandro Lequio están pasando por el peor momento de sus vidas después de que falleciera el pasado martes 13 de mayo su hijo, Álex. Este sábado, la actriz y el italiano, ambos completamente destrozados, le dieron el último adiós a su pequeño del alma. Los dos desolados padres no estuvieron solos y varios miembros de su familia les acompañaron en este duro momento.

El dolor se agrava aún más por el hecho de la situación excepcional por la que está pasando el país debido a la emergencia sanitaria. Esto ha conllevado que tan solo un pequeño número de personas pudieran estar al lado de la protagonista de ‘Ana y los 7’ y el colaborador de ‘El programa de Ana Rosa’ en su momento más difícil. Sin embargo, aunque no pudieron estar presente, han estado junto a ellos en la distancia en todo momento. Raúl Castillo, íntimo amigo de la bióloga y su mayor confidente, no dudó en mandarle un cariñoso y cálido mensaje a través de las redes sociales. Además, le ha hecho una promesa que jamás olvidará.

raul-castillo-ana-obregon-alex-lequio

«La vida sigue, dicen, pero no siempre es verdad. A veces la vida no sigue. A veces solo pasan los días. Pero encontraré la forma para que vuelvas a sonreír amiga, entre todos los que te queremos lo conseguiremos. TE QUIERO. Cuanto dolor por favor, ayúdala Dios mío, ayúdala ???? Eterno Aless,descansa en paz ✨», ha escrito el «amigo del alma» de Ana Obregón junto una imagen en la que aparecen junto al Álex.

Luis Rollán, muy apenado por la muerte de Álex Lequio

luis-rollan

Por otro lado, Luis Rollán, otro de los íntimos amigos de la actriz, se mostraba desolado tras la muerte del joven empresario. En su intervención en ‘Viva la vida’, y con los ojos vidriosos, el colaborador aseguraba que estaba muy afectado y que solo podía pensar en su amiga y cómo se siente en estos mismos momentos. Asimismo, también se lamentaba de no poder estar a su lado en esta difícil situación para darle un abrazo.

«Es un sinsentido lo que ha pasado, no me la quito de la cabeza porque sé que Álex es su vida, su vida entera es él. Me cuesta hablar de él en pasado, tenía una alegría muy bonita. Yo siempre le decía que había hecho un gran trabajo, es un tío muy maduro para la edad que tenía. Súper simpático, ha sido el timón de sus propios padres, Ana se contagiaba de esa misma energía», relataba y explicaba que ambos tenían muy buena relación (hasta el punto de que la actriz fue testigo de la boda de Rollán). «Conociéndola es lo peor que le ha podido pasar, no sé cómo ayudarla«, lamentaba cabizbajo y con la voz entrecortada.

Álex Lequio, la luz y el motor de vida de Ana y Alessandro

Alex Lequio 2

Ana Obregón se ha despedido de su hijo a través de las redes sociales con un escueto mensaje que refleja a la perfección el terrible momento que vive: «Se apagó mi vida». Por su parte, el italiano también se despedía del joven asegurando que su optimismo y su luz estará muy presente en ellos: «Te sacaré del peligro, pero mientras tanto recuerda que eres y siempre serás mi luz y mi centro. Es el mayor honor ser tu padre. Dios te bendiga Álex», escribió el italiano.

Por su parte, su pareja, Carolina Monje, ha escrito una carta al amor de su vida y ha gritado a los cuatro vientos que se ha ido su ángel de la guarda. «Para mí siempre habrás ganado la batalla al más fuerte y al más luchado. Nos has dado una lección de vida a todos los que te rodeábamos, por todo lo que derrochabas; fuerza, felicidad, amor, sentido del humor, carisma, inteligencia, sabiduría, saber estar, amigo de tus amigos y lo mejor de todo, es que eres y serás el mejor novio que nadie podría desear. Gracias de todo corazón por estos casi dos años contigo, los mejores años de mi vida. Doy millones de gracias a la vida y a ti por haberme brindado la oportunidad de conocerte y compartir cada instante desde entonces», escribe desolada la joven.

Desde que se produjese el triste desenlace, la sociedad española se ha mostrado conmocionada y en los últimos días, la familia de la actriz y el italiano han recibido un sinfín de mensajes y muestras de cariño en estos difíciles momentos.