La hija de Verónica Forqué, María Iborra, volará próximamente a México para un show en el que ella ejercerá de estrella absoluta. Todos los detalles.


No es la primera vez que la hija de Verónica Forqué cruza al otro lado del Atlántico para actuar, sin embargo, sí la primera que lo hace sin su madre cerca. Será en el mes de marzo, en concreto el día 11, cuando María Iborra acuda como estrella a Goteo Vol.12, un festival muy conocido en México en el que hay un aforo limitado. Esta previsto que se celebre en el llamado Salón Chabacano, donde ella actuará como DJ y showgirl, ya que es muy querida, tal y como se comprueba en el anuncio que circula por las redes sociales. «El regreso de una de verdadera obra de arte: Virgen María», dicen. Con casi 190.000 seguidores en su perfil, son muchos los que desean volver a ver a la hija de la actriz sobre los escenarios haciendo lo que más le gusta. Eso sí, cabe señalar que no podrá hacerlo cualquiera.

Durante aproximadamente cinco horas podrás disfrutar de su presencia si acudes comprando previamente la entrada, cuyo coste son 21,50 euros. Esta fiesta «solo para mayores de edad» debido a la venta de alcohol y a las actuaciones que podrán ver sus asistentes, promete dar que hablar una vez más. María Iborra lucirá entonces looks estrambóticos y la actitud singular que la caracteriza y es que ella retomó su trabajo hace semanas. Fue poco después de que falleciera su madre cuando María retomó sus proyectos con solo un impasse para gestionar lo que estaba sucediendo. Ella misma anunció la trágica pérdida en Only fans, plataforma en la que advirtió que se tomaría unos días de descanso tras la muerte de su madre.

La joven triunfa en varios de sus perfiles y de vez en cuando los utiliza para rendir homenaje a su madre, a la que estaba muy unida. Precisamente ella era quien la animaba a que trabajara y se desarrollara como artista en un mundo que no todo el mundo entendía. Su ausencia ha sido y está siendo muy dura para ella, aunque en todo momento ha defendido que ella no es quien para juzgar que su madre tomara la decisión de acabar con su vida. Verónica Forqué falleció el pasado 13 de diciembre por asfixia mecánica en su domicilio madrileño, una muerte que conmocionó a todos y que hizo pensar acerca de la importancia de la salud mental.

María Forqué
Gtres

«Yo pienso, mi madre me enseñó, que la muerte en realidad no existe, es solo una fase más. Ahora mismo mi madre, cuida de mí y de todos los que la queremos y está de otra manera”, espetó la joven al reflexionar sobre el repentino fallecimiento de su madre. La joven artista jamás imaginó que su madre tendría este final, aunque era consciente de las depresiones que sufría y del momento vital en el que estaba. Ahora ella intenta mirar hacia el futuro y recordarla como una pieza fundamental en su vida a la que echará profundamente de menos.