La hija de Andrés Pajares atraviesa un momento muy complicado. Sufre una depresión y atraviesa serias dificultades económicas. Además, no se habla con su padre: «Para él estoy muerta».


No son corren buenos momentos para Mari Cielo Pajares. Ha revelado que sufre depresión. Además, lleva mucho tiempo sin hablarse con su padre, Andrés Pajares. Todo esto se suma a los problemas económicos que tiene desde que comenzó la pandemia. Ahogada por su dramática situación actual, la actriz se ha sentado en el plató de ‘Sálvame’ para lanzar un grito desesperado.

Su visita al programa no ha resultado todo lo agradable que hubiera deseado. La dirección del espacio la esperaba con una imagen enorme tras ella en la que aparecía su padre recogiendo el Goya que ganó en 1990 por la película ‘Ay, Carmela’. Ante la estampa, Mari Cielo se venía abajo y estallaba en llanto. “Quiero pediros disculpas, no estoy muy bien, no me encontró del todo centrada y estoy con ayuda psicológica”, revelaba.

«No estoy muerta»

“Sabéis que me presto a todo lo que hace este programa, os tengo que agradecer muchas cosas y quiero pedir disculpas a la redacción, a David y a todos los que preparan sorpresas para el público pero…”, decía. Y es que lleva una larga temporada arrastrando mucho dolor a cuestas. Porque el distanciamiento con su padre la tiene destrozada. «Le doy igual, para él estamos muertas», confesaba. «Para mi padre estoy muerta… Tuve un accidente de coche que me quedé en la UCI y se fue de vacaciones».

Durante su entrevista en ‘Sálvame’, su madre, Chonchi, la llamaba por teléfono para darle un mensaje. «Se ha enfadado mi madre conmigo por teléfono porque me dice que ‘qué vergüenza que digas que tienes que ayudarme a mí», confesaba Mari Cielo. Minutos después, la ex de Andrés Pajares llamaba en directo al programa. Y esto hacía estallar a su hija en llanto. Ante las cámaras le ha reclamado que le dé un poco de espacio «porque no estoy bien». Rota en llanto, Mari Cielo se rompía al hablar con su progenitora. Sin dar detalles, dejaba caer que lo que vivió con Andrés Pajares dentro de casa fue un verdadero infierno: «Mi madre se ha llegado a mear encima de miedo. Mi madre se ha hecho pis de miedo», lanzaba, entre sollozos.

Gtres

De sus problemas financieros ha detallado que el estallido de la crisis del coronavirus le supuso un parón total a nivel laboral. «Me quedé in curro, no tenía ERTE, no tenía parto y no solo tenía que pagar mi casa: también la de mi madre. Un amigo me dijo: ‘Por qué no te hables un ‘Online fans’? Le dije: ‘quién que va a pagar por verme en pelotas.’ No es algo que me cause un trauma, de hecho me encanta el tema del nudismo, pero llegó un momento en que me llegó a pesar. No es lo mismo desnudarse por un tema bonito que cuando lo haces por obligación, porque tienes que pagar tu casa», ha relatado. «Me dicen que me busque un curro, y he puesto copas, pero no me da para pagar dos cosas».

«Mi padre me llamó de todo por subir fotos subidas de tono en Instagram», confiesa Mari Cielo

Cuando empezó a compartir imágenes de su cuerpo tal y como vino al mundo, su padre se puso en contacto con ella para echarle en cara lo que estaba haciendo. «Por subir fotos subidas de tono en Instagram me llamó de todo y en una llamada de teléfono que tuvimos se cortó la comunicación y no hemos vuelto a hablar«, ha explicado. Asimismo, aclaraba que subir fotos a las redes de sus desnudos no la ha hecho caer en la pornografía. «No hago pornografía y no tengo nada en contra de quien se dedica a ello, pero yo no me dedico a ello», destacaba.

Telecinco

Para más inri, en lo emocional se siente hundida. Ha roto con la última pareja que tenía y esto le ha provocado un bajón del que le cuesta sobreponerse: «Tengo una depresión desde hace dos meses y no tiene nada que ver con mi padre«. Eso sí, su actitud hacia ella le ha provocado un profundo dolor: «Tienes un accidente… Te rompe un coche, te tiene que cuidar tu pareja porque mis padres no pueden venir a verme a Barcelona. Mi padre porque se fue de vacaciones cuando yo estaba en la UCI, por eso no me siento en un Goya».

La suya ha sido una aparición televisiva muy intensa. Sin poder contener las lágrimas, Mari Cielo advertía a la audiencia: «Si tenéis una depresión no os toméis una copa ni dos porque vais a perder el control». Y aconsejaba siempre que sea necesario acudir a terapia, como en su caso, para que los profesionales en salud mental la ayuden a superar sus problemas.