De una amistad a esperar un hijo en menos de un año. El romance de Malú y Albert Rivera ha quemado unas etapas a pasos agigantados que repasamos foto a foto. Así lo ha visto SEMANA crecer el amor entre la cantante y el político


El embarazo de Malú es sin lugar a dudas la noticia de la semana y quién sabe si del año. Precisamente, menos de un año -diez meses- han transcurrido desde que la cantante pasara la noche de San Valentín en casa de Albert Rivera hasta que han anunciado que están embarazados. Un romance que ha navegado viento en popa y a toda vela, del que se ha hablado mucho y del que ninguno de sus protagonistas ha hablado lo más mínimo.

Un romance cocinado en tiempo récord

La relación da sus primeros latidos en febrero y tiene a SEMANA como testigo. El 20 de ese mes esta revista lleva a su portada el inicio de la relación del político y la cantante. La cita tiene lugar en casa de Rivera. Hasta allí se desplazó Malú, transportada por un coche que fue a recogerla hasta a su propio domicilio.

Se da la casualidad de que el inicio coincide con un momento en el que a Albert Rivera le habían salido varias famosas pretendientas como Alba Carrillo o Tamara Falcó. Pero fue Malú quien se llevó el gato al agua. Fue todo un bombazo informativo que agitó la prensa del corazón y del que Alejandro Sanz podría tener mucho que decir porque fue señalado como celestino.

Lo que vino después fue un feroz blindaje por parte de los tortolitos, que decidieron bunkerizar su amor y ni confirmar ni desmentir nada. Pronto empezaría a trascender información sobre los viajes que hacían (Portugal) y de sus planes como pareja. No sería hasta el mes de junio cuando serían fotografiados juntos por primera vez. Y de ahí al gran momento: su debut ante las cámaras a la salida del hospital donde se encontraba ingresado Albert Rivera. Después vino todo rodado y ahora van a ser padres de su primer hijo en común.