El embarazo de Malú es sin lugar a dudas la noticia de la semana y quién sabe si del año. Precisamente, menos de un año -diez meses- han transcurrido desde que la cantante pasara la noche de San Valentín en casa de Albert Rivera hasta que han anunciado que están embarazados. Un romance que ha navegado viento en popa y a toda vela, del que se ha hablado mucho y del que ninguno de sus protagonistas ha hablado lo más mínimo.

Un romance cocinado en tiempo récord

La relación da sus primeros latidos en febrero y tiene a SEMANA como testigo. El 20 de ese mes esta revista lleva a su portada el inicio de la relación del político y la cantante. La cita tiene lugar en casa de Rivera. Hasta allí se desplazó Malú, transportada por un coche que fue a recogerla hasta a su propio domicilio.

Se da la casualidad de que el inicio coincide con un momento en el que a Albert Rivera le habían salido varias famosas pretendientas como Alba Carrillo o Tamara Falcó. Pero fue Malú quien se llevó el gato al agua. Fue todo un bombazo informativo que agitó la prensa del corazón y del que Alejandro Sanz podría tener mucho que decir porque fue señalado como celestino.

Lo que vino después fue un feroz blindaje por parte de los tortolitos, que decidieron bunkerizar su amor y ni confirmar ni desmentir nada. Pronto empezaría a trascender información sobre los viajes que hacían (Portugal) y de sus planes como pareja. No sería hasta el mes de junio cuando serían fotografiados juntos por primera vez. Y de ahí al gran momento: su debut ante las cámaras a la salida del hospital donde se encontraba ingresado Albert Rivera. Después vino todo rodado y ahora van a ser padres de su primer hijo en común.

1SEMANA dio la pista definitiva

La cantante fue fotografiada en San Valentín siendo recogida por un coche en su propia casa, para desplazarse directamente al hogar en el que se encontraba el exlíder de Ciudadanos. El bombazo cogía forma.

2Blindados

Una vez eclosionó la noticia de que Malú y Albert Rivera habían iniciado un noviazgo, la pareja decidió esconderse y no confirmar ni desmentir nada.

3Primeras imágenes

El 10 de junio saldrían a la luz las primeras imágenes de la pareja, comprando en un centro comercial del oeste de Madrid. En ellas se veía a Malú haciéndole carantoñas a su chico. Era un secreto a voces.

4Una foto esperadísima y que apagaba los rumores de crisis

Malú y Rivera vivían su amor con discreción. Viajaban, hacían planes y demás pero intentando no ser vistos. Tal fue su hermetismo que hubo fuertes rumores de que podrían haber roto. Su manera de acallarlos fue realizar su primera aparición pública. Tuvo lugar en el mes de julio, cuando el político recibió el alta tras sufrir una gastroenteritis a causa de la salmonela en el hospital Puerta del Sur de Móstoles, Madrid.

5Otro paso más

Tras pasar un verano muy discreto, la pareja dio otro paso más: compartir techo. Para ello se mudaron a casa de la sobrina de Paco de Lucía, donde todavía viven.

6Golpe de timón

Tras el fracaso electoral de Ciudadanos el pasado 10 de noviembre, Albert Rivera toma la decisión de dimitir y de abandonar la política definitivamente. Durante su discurso de despedida se acuerda de Malú porque «lo ha aguantado todo». Este movimiento le permite dedicarse en cuerpo y alma a su pareja, amigos y resto de familia.

7Vacaciones para celebrarlo

Lo primero que hacen tras la dimisión de Rivera es hacer un viaje al sur de España para relajarse y empezar a planificar lo que ya es su nueva vida. Son fotografiados en un bar de carretera mientras desayunaban.

8El embarazo

Y así llegan al día 4 de diciembre, cuando ambos toman la decisión de hacer público que están esperando su primer hijo; segundo para Rivera. Entre la portada de SEMANA publicando una de sus primeras citas y el estado de buena esperanza tan solo han pasado 10 meses. Lo dicho, Albert Rivera y Malú van viento en popa y a toda vela.