Después de que Mainat volviera a su casa de Barcelona y su expareja abandonara la vivienda, se ha encontrado su hogar completamente desvalijado.


La casa de Mainat se ha colado un sinfín de ocasiones en la pequeña pantalla. Desde que saltara a los medios de comunicación que su expareja, Ángela Dobrowolski, había tratado presuntamente asesinarle administrándole insulina numerosas cámaras se trasladaron a la residencia del productor musical. Situada en el barrio de Horta de Barcelona era el escenario en el que se había producido este fatídico momento, por lo que acaparó todas las miradas. El catalán ya no vivía allí, de hecho, no dejaban de entrar y salir personas desconocidas para él. La que había sido su mujer continuó allí hasta el pasado miércoles, día en el que dejó para siempre la vivienda, por lo que Mainat decidió volver a su hogar. Sin embargo, las condiciones en las que la ha encontrado no son ni mucho menos las esperadas. Tanto es así que, según él mismo, su propiedad ha sido «totalmente saqueada«.

Telecinco

«El contenido de la casa ha sido totalmente saqueado. Estoy bastante cabreado. Han roto la caja fuerte y dentro había unas joyas de la familia, que tienen un cierto valor material pero mucho valor sentimental, y estoy muy cabreado», ha dicho a ‘El programa de Ana Rosa’. Son muchos los recuerdos que permanecían en su casa y es que en ella ha vivido la infancia de varios de sus hijos. «Esta vivienda la compramos a medias Rosa María Sardà y yo. Ahí vivimos, ahí nació Pol, después he vivido solo, después he estado con Ángela y ahí han crecido nuestros niños actuales. ¡Cómo me voy a ir a otro sitio con esta casa tan estupenda!», ha explicado.

Mainat tiene claro que su residencia necesita nuevos muebles y un nuevo lavado de cara para que sus hijos estén bien en la que había sido su casa, algo completamente comprensible dadas las circunstancias. Horas después Josep María Mainat no ha querido pronunciarse al respecto y ha apostado por el silencio, una postura que llega después de que se filtre que todas sus pertenencias estén supuestamente a la venta en una tienda de Barcelona de segunda mano.

Gtres

Todo este escenario desolador ha provocado que el empresario se ponga manos a la obra y contrate a una decoradora para que muy pronto puedan regresar a su domicilio habitual. Tras hacer un inventario de qué falta y qué no, Mainat ha declarado cuáles son los siguientes pasos que tiene previsto dar para que esta pesadilla termine cuanto antes. «Toca mirar lo que falta y lo que no falta. Pintaremos por dentro, por fuera, pondremos algunos muebles nuevos para que tenga un aspecto a nuevo, limpio y agradable al entrar». Decisión que tiene cristalina y que sigue a la determinación que el productor también ha tomado respecto al saqueo: «Voy a denunciar a quienes estaban en la casa».