Mario Biondo fue asesinado y no consumió drogas ni practicó ningún juego erótico en la noche de su muerte, según la Justicia italiana. En su país natal se ha cerrado el caso, sin embargo, la familia del cámara lucha porque se reabra en España. Aunque ellos afirman estar satisfechos con la noticia, quien todavía permanece en silencio es su viuda, Raquel Sánchez Silva. Ella no quiere volver a entrar en este asunto tan espinoso, no obstante, la madre de Mario no ha dudado en referirse a la que fuera su nuera. «Deja de decir mentiras y habla. ¡Habla! Deberías estar buscando a los asesinos de mi hijo», ha dicho Santina tras la sentencia del juez.

Mario Biondo Raquel Sánchez Silva
Gtres

La progenitora de Biondo está indignada y se niega a que se siga especulando con las adicciones de su hijo, en vez de hacer lo imposible por encontrar a los asesinos. «¡Qué vergüenza! No habla porque quiere mantener el honor de Mario, ¿pero qué honor? Lo enturbió ella haciendo publicar artículos de que mi hijo era cocainómano y que había muerto jugando un juego erótico. Debería estar buscando a los asesinos de mi hijo en vez de callar. Dejar de mentir y hablar, hablar, hablar. A los jueces italianos siempre les dijo ‘No me acuerdo’. Solo eso», apunta Santina en Informalia.

La presentadora y quien fuera mujer de Mario Biondo no se ha pronunciado públicamente. Su última publicación fue hace dos días en sus redes sociales y en ninguna de ellas hace referencia a esta polémica de la que huye desde hace tiempo. Cabe señalar que la muerte de Biondo se produjo en el año 2013, aunque desde aquel momento varios jueces y expertos han opinado de forma muy distinta sobre lo que sucedió aquella noche. Ahora Santina y los suyos aplauden la conclusión a la que han llegado en Italia, aunque se haya cerrado el caso. «La justicia italiana concluyó que se trató de un asesinato, excluyendo categóricamente el juego erótico que, entre otras cosas, no existe en ningún archivo italiano ni español», relata Santina en el citado medio.

Los padres de Mario Biondo
Foto: Gtres

Además, recalca qué se vio en la escena de su muerte y nada estaba relacionado con el uso de estupefacientes. «Las fotos forenses capturaron solo una lata de cerveza sin alcohol y ceniceros limpios. En cuanto a la cuestión de las drogas, el propio Leonardi (un traficante) declaró a los jueces italianos que había conocido a Raquel en 1998. Para confirmar esto, se encontró el número de este tipo y varios mensajes de entrega en su teléfono móvil, porque Mario hizo una copia de seguridad y la guardó en su PC», responde.

Nueve años después de ser encontrado ahorcado en la biblioteca de la casa que compartía con Raquel Sánchez Silva, se ha cerrado el caso. «Los elementos que se extraen del expediente del Ministerio Público sugieren que Mario Biondo fue asesinado a manos desconocidas y posteriormente colocado en una posición capaz de simular un suicidio», ha dicho el juez. En la sentencia se descarta el suicidio por completo y se mantiene que Mario Biondo murió a manos de terceras personas. Una versión por la que han luchado sus padres desde el año 2013 junto a criminólogos y peritos profesionales, pero no han conseguido demostrarlo hasta ahora.