Por todos es sabido la admiración que siente Laura Matamoros por los tatuajes. Desde muy pequeña, la ‘influencer’ se ha estado haciendo diferentes tatuajes en su cuerpo, unos más pequeños y otros más grandes, unos en los sitios más típicos y otros en partes del cuerpo en los que pocas veces hemos visto tatuajes. El hecho de que se los hiciera tan pequeña ha hecho que ahora algunos de ellos no le gusten tanto como para seguir llevándolos.

La hija de Kiko Matamoros ya anunció hace unos meses que quería quitarse una frase que se había tatuado en la parte superior del muslo. Sin embargo, la cuarentena hizo imposible seguir adelante con el proceso y ahora ha podido volver para mostrar cómo está quedando.

Para ello, Laura Matamoros se ha puesto en manos de una clínica estética, a la que ha vuelto ahora después del verano: «No sé si os acordáis que hace un año aproximadamente vine a la clínica para quitarme el tatuaje. Me hice una sesión y voy a por la segunda, hasta ahora no he podido por el sol», decía antes de enseñar cómo está quedando el resultado. «Se está quitando súper bien la tinta. Como veis este es el tatuaje que me estoy quitando. Así está, es una pasada…», dice feliz.

Así está el tatuaje tras la primera sesión para eliminarlo

laura-matamoros

Como se aprecia en el vídeo que ha compartido, vemos el tatuaje muy borrado por una parte. La frase ya está casi borrada, lo que le hace muy feliz. Además, ha escuchado con orgullo que en la segunda sesión ya verá el tatuaje borrado al 100%. Además, la ‘influencer’ asegura que no le está doliendo el láser que le están poniendo para eliminarlo: «Os juro que soy la más quejica y exagerada del mundo», decía.

laura-matamoros-2

El pasado mes de noviembre, Laura Matamoros anunciaba su drástica decisión de quitarse un tatuaje. «He decidido contaros una cosa que tenía pensado hacerme hace mucho tiempo», empezaba explicando nerviosa. «Y es quitarme un tatuje que me hice con 17 o 18 años, que la cabeza no me iba muy bien. No estaba muy fina», decía divertida en su Instagram Stories.

«He venido a hacerme la prueba y se puede quitar perfectamente. Son varias sesiones las que me tengo que dar. Estoy deseando quitarme esto de ahí», decía rotunda y arrepentida de haber tomado la decisión de ponerse esa frase en su pierna. No hay que olvidar que siempre se ha mostrado muy orgullosa de los tatuajes que tiene.

«Gracias Angelito. La verdad que iba con miedo, por si me iba a doler, la verdad es que nada… Os iré contando porque esta es la primera prueba para ver qué tal cogía el pigmento de la tinta, que por cierto, parece que muy bien», escribía junto a un vídeo en el que mostraba cómo están intentando ya borrar la tinta de su pierna.