La artista ha recordado el día que ganó un Goya por su trabajo como actriz y no ha podido evitar las lágrimas.


Lolita Flores ha visitado el programa ‘La noche D’, presentado por Dani Rovira. Un espacio que se despide de la parrilla de Televisión Española tras 10 entregas emitidas cada martes. En la última de ellas, la actriz y cantante ha llorado al ver las imágenes de la gala de la Academia de Cine en la que recibió un Goya por su papel como protagonista en la película ‘Rencor‘. Aquello sucedió en el año ha salvado de ello. La artista ganó un premio a mejor actriz revelación en el 2003, pero cada vez que ve las imágenes no puede evitar emocionarse.

El momento más «emocionante» de la carrera de Lolita

«Me pongo a llorar siempre. Es muy emocionante. Los que hemos pasado por ahí, aunque no me llamen más para el cine y ni aunque me den ningún Goya más, este es pa mí, este es mío», decía la hija de la faraona, emocionada. Además, ha contado que una amiga suya ya adivinó que le iban a dar el galardón.

TVE

Lo que ha lamentado Lolita de ese momento es que no pudo celebrar su éxito como le hubiera gustado. «Yo trabajaba al otro día, tenía que cantar, entonces mi fiesta fue con el traje de Dior que me habían prestado, encima de la cama, y era Goya p’atrás, Goya p’alante, viéndome 250 veces porque yo no daba crédito. Nunca pensé que me lo iban a dar y cuando dijo Bardem mi nombre….», recordaba. «Ahora la fiesta que tengo es meterme en la cama a las diez de la noche y ponerme series de televisión. ¡Esa es la fiesta que tengo por la pandemia!».

Gtres

Cuando Lolita ganó un Premio Goya ofreció un discurso en el que se acordó de las personas más importantes de su trayectoria. «Esto lo veía yo en la tele y no me lo creía. Yo solo quiero decir que han sido días de nervios que he intentado ocultar, que Miguel Albadalejo ha hecho posible que yo cumpliera uno de mis sueños, que era verme en la pantalla grande», explicaba. «Creo que todas se lo merecen y yo también, y que además se lo quiero agradecer a mi familia, a la que está arriba y la que está aquí, a mi hermana, y a mis hijos, que estuvieron muchas noches sin mí y yo muchas noches sin ellos. Esta es la recompensa. Muchas gracias y espero ser merecedora no solo hoy, si no siempre».