Rosalía ha sido duramente criticada por comer tarta, hamburguesas o chucherías, por eso ha complacido a sus fans con una dieta que no le hace nada de gracia


Saltar a la fama es un arma de doble filo, dado que todos presuponen lujo y dinero, pero detrás hay un gran sacrificio. Sino que se lo digan a Rosalía, que ha visto cómo su popularidad ha crecido como la espuma por sus últimos trabajos, convirtiéndose en el mejor referente español en el terreno musical internacional. No obstante, ahora no puede hacer lo que le gusta sin tener que escuchar críticas con cada movimiento que hace. El mero hecho de comerse una tarta es motivo para convertirse en diana de todas las críticas de usuarios que ponen de relieve sus excesos, que no simples caprichos.

Esto ha provocado que Rosalía tome cartas en el asunto y se ponga a dieta para complacer a sus fans, aunque, a juzgar por su cara, no le hace demasiada gracia tener que cumplir con un régimen que no le interesa seguir, tan solo para hacer feliz a otros. Seguramente se trata de una respuesta irónica a tanta crítica, pero lo cierto es que después de el vapuleo mediático por comerse una trata y compartir la imagen con sus seguidores, ahora sigue una pobre dieta a base de pepino.

A pesar de que Rosalía se ha declarado fan del dulce y de la comida basura, mostrando cómo devora hamburguesas con patatas y chucherías siempre que tiene ocasión, ahora se conforma con sobrevivir a base de pepinos. Así lo ha mostrado ella misma en sus stories de Instagram, mientras almuerza en el interior de un coche con una cara de pena que ha conmocionado a sus seguidores, que le han perdonado por sus excesos y le han levantado el castigo para que pueda, de nuevo, comer lo que desee.