Temas del día

Ana Obregón
Foto: Redes sociales
¡exclusiva!

La maternidad de Ana Obregón: ¿Gestación subrogada o adopción preacordada?

SEMANA habla con expertos sobre la gestación subrogada y la adopción preacordada, procesos que se relacionan con Ana Obregón y sobre los que te ofrecemos un testimonio exclusivo.

Ana Obregón ha sido madre de una niña a los 68 años, un bombazo informativo que adelantó SEMANA y que incluso ha traspasado fronteras. A pesar de que se ha dado por hecho que el bebé ha llegado a su vida por gestación subrogada, hay dos requisitos sine qua non que ella no cumple. Esto haría imposible, según nos cuentan expertos en la materia, que el proceso que ella haya seguido haya sido este. Y es que según las leyes de Florida para acceder a este método de reproducción debería estar casada y que ella fuera la madre genética del bebé, puntos a los que la actriz no obedece y que la dejan fuera de esta ecuación. Existe otra opción llamada 'adopción preplanificada o preacordada', a la cual por el Estatuto de Florida ella sí puede acceder, siendo esta la única que se plantea sobre la mesa. Así nos lo cuenta Luis Melgar, autor del libro 'La cigüeña vino de Miami' y Primer Secretario de la Embajada de España en Pekín.

Ana Obregón

Foto: Gtres

La adopción preacordada ('preplanned adoption agreement', según las leyes del Estado de Florida), es un acuerdo en el que una madre sustituta (la gestante) acepta tener un hijo y renuncia a sus derechos de maternidad en favor de otra persona. Contactamos con alguien que ha vivido la gestación subrogada en primera persona para que él sea quien nos revele todas las diferencias que existen entre ambos procesos. "Mi marido y yo hicimos una gestación subrogada en Florida. Esto tiene una serie de requisitos. Tiene que ser una pareja casada y al menos uno de los miembros de la pareja tiene que ser la madre o el padre genético del bebé. Esto no ha cambiado desde que yo lo hice en el año 2018", comienza diciendo a SEMANA. Él es quien nos detalla también en qué consiste la adopción preacordada, de la que apenas se conocen datos en nuestro país.

"Esto consiste en que una mujer se queda embarazada y firma un contrato diciendo que el niño se lo va a dar en adopción a tal persona o pareja. En este caso puede ser un individuo y no hace falta que sea una pareja. Esto es una adopción legal, pero el proceso es diferente. La base de la gestación subrogada es que hay una vinculación genética entre el bebé que nace y los padres". En este caso, todo apunta a que no la hay. "Por ello, entiendo que lo de Ana Obreón tiene que ser una adopción", nos cuenta. Cabe señalar que el martes 28 fue SEMANA quien adelantó la noticia de la maternidad de Ana Obregón. Y lo hicimos hablando de adopción. Esa era la versión que la actriz había dado a su círculo y quien utilizó ese término para contar la llegada de Ana, la pequeña que ha llenado de luz sus días más oscuros y que le ha devuelto las ganas de vivir. Además, no correspondía a este medio hablar de "gestación subrogada", pues no se lo había mencionado a su entorno.

Ana Obregón

© Redes sociales.

Existe otro punto de interés respecto a las adopciones preacordadas o preplanificadas. Y es que, tal y como señala Melgar, en ellas" el óvulo puede ser suyo, aunque esto no es obligatorio. A lo mejor puede ser de una tercera persona y ella ser la gestante y el semen de quien sea. No se considera gestación subrogada y cuando vaya a inscribirle en España no entra por este papeleo ni por las mismas normas. Lo que le van a dar a ella es una sentencia de adopción. El proceso es completamente diferente".

Este proceso ha tenido algunos riesgos para Ana. Hablamos de la posibilidad de que la madre gestante si tiene vinculación genética con el bebé puede echarse para atrás en las 48 horas posteriores a su nacimiento, una posibilidad que existe y que se comprueba que no ha sucedido. Ana Obregón abandonó hace algunos días el Memorial Regional Hospital de Miami con su bebé y actualmente se encuentra junto a él, lo que demuestra que el proceso ha seguido su curso, tal y como ella esperaba en un principio. En caso de que Ana hubiera recurrido a la adopción preacordada, Luis matiza: "Esto tiene unos riesgos, ya que la madre que da en adopción (que no sabemos si es madre genética o no), tiene una serie de derechos. Es posible arrepentirse durante el proceso. Con la gestación subrogada desde el principio la gestante está de acuerdo en que el hijo no es suyo, ya que no hay vinculación genética y no puede quedárselo. Puede abortar si lo decide, pero una vez nazca es de los padres. En una adopción preacordada no es así", explica.

Ana Obregón

Gtres

En el caso de haberse decantado por una adopción, para que esta fuera plena deben cortarse todos los lazos con la familia anterior. "Para que consideremos que es así se tiene que romper cualquier relación legal, otra cosa es que decidas mantener una relación personal. Depende de cada uno. Legalmente en España tienes que cortar el vínculo porque si no se podría hablar de acogida", apunta. Pero, ¿por qué hay tanta gente que elige como Ana Obregón Florida para dar un paso tan importante? La respuesta se ha repetido mucho estos días, siendo muchos los que hablan de una legislación laxa y garantista. "La legislación sobre reproducción asistida en Florida es muy garantista y muy fácil. Además si tienes vinculación con Miami, como Ana, y te sientes cómodo... es normal que lo haya elegido. Este tipo de procesos son emocionalmente intensos y te apetece estar cerca en un sitio conocido. Allí hay clínicas muy buenas y profesionales fantásticos", reflexiona.

En el caso de la gestación subrogada sucede lo mismo que con la adopción preplanificada en Florida. "Nosotros elegimos Florida porque era el más garantista. El que protege más a la gestante porque para nosotros era muy importante que sus derechos fueran muy respetados, pero también los nuestros. Que estuviera garantizado que no iba a cambiar de idea. Tiene muy en cuenta todo y allí no se hace por motivos comerciales, sino altruistas", nos matiza.

Otra de las dudas es el coste que conlleva algo así. Fuentes legales consultadas por esta revista nos insisten en que en la adopción preacordada "puede haber acordado pagar todos los gastos legales, médicos, psicológicos o psiquiátricos razonables de la madre voluntaria relacionados con el arreglo de adopción planificado previamente y pueden acordar pagar los gastos de manutención razonables y los salarios perdidos debido a la embarazo y nacimiento de la madre voluntaria y una compensación razonable por inconvenientes, incomodidad y riesgo médico". Una cifra que se desconoce y que responde a este cómputo de situaciones, pero a la que ningún caso se puede sumar "otro tipo de compensación, ya sea en efectivo o en especie". Pasos que sí son parecidos a la gestación subrogada, según la experiencia de Luis Melgar. "Las compensaciones son lo que tú pactes con la otra persona. Por los gastos y por el dinero que deja de ganar. En nuestro contrato cuando venía la cantidad te decían mes a mes gastos de vestuario porque te compras ropa nueva, gastos de alimentación al comer más sano. Todo está desglosado. Ella debe ser solvente, que trabaje y que demuestre que no vive de esto", aclara.

 

X