La alemana se enfrenta a una jornada crucial ya que este mismo domingo está previsto se determine si se acuerda prisión provisional o se mantiene en libertad.


Ante una gran expectación y rodeados de numerosos medios de comunicación que se agolpaban ante la Ciudad de Justicia de Barcelona, así hacían su entrada Josep María Mainat y Ángela Dobrowolski. Ambos acompañados por sus respectivos abogados, evitaban pararse a responder las preguntas de la prensa. El productor musical ha sorprendido levantando su pulgar, un gesto con el que parece indicar que todo marcha de forma adecuada.

Gtres

El matrimonio, en proceso de divorcio, se ha reencontrado en los juzgados después de que su caso se haya convertido en un tema en boca de todos. El juicio celebrado este domingo se debe a una denuncia presentada por el hijo de Mainat por un supuesto intento de asesinato. El primero en hacer su entrada, a eso de las 9:50 de la mañana, era el exmiembro de ‘La Trinca’ y lo hacía junto a su abogada, Olga Tubau. Vestido de manera informal como vaqueros y zapatillas, era breve en sus palabras ante la prensa, pero reconocía que se encontraba «tranquilo».

 

Por su parte, Ángela Dobrowolski llegaba al Juzgado de Instrucción 32 poco después con gafas de sol y la obligatoria mascarilla, pero sin un elemento que ha utilizado en diversas ocasiones cuando intentaba ocultar su identidad bajo una peluca, esta vez ha lucido su melena rubia. Se mostraba un tanto aturdida pasando entre un gran número de cámaras y micrófonos que deseaban escuchar su voz.

Gtres

Ángela Dobrowolski se enfrenta a una jornada crucial ya que este mismo domingo está previsto se determine si se acuerda prisión provisional o se mantiene en libertad por el presunto intento de asesinato en la madrugada del 22 al 23 de junio de este mismo 2020 cuando inyectó insulina al productor que es diabético. La cita judicial se ha celebrado un domingo de forma excepcional ya que el fiscal encargado del caso no podía acudir a la fecha fijada en un principio y se encontraba de guardia este 25 de octubre.

Ángela denomina a Mainat «frío y calculador»

Desde que saliera a la luz pública el caso, pronto copó numerosos titulares en la prensa. Esta misma semana, la alemana rompía su silencio y se sentaba ante las cámaras de ‘El punto de mira’, espacio de Cuatro, para acusar al empresario de ser «frío, calculador, controlador, vengativo, abusivo», entre otros «muchos adjetivos». «No llego a asimilar que esta sea la misma persona con la que me casé. En esa época, él me decía que me amaba, que era el amor de su vida, estábamos muy enamorados».

Gtres

Respecto al día de los hechos, señaló lo siguiente: «Esa noche, Mainat se enteró de que yo había sido infiel y de que todavía seguía con la infidelidad», explicó haciendo referencia a Gabriel, otro de los protagonistas secundarios del caso. «En el atestado hay más de una incoherencia y más de una mentira absurda como que yo no sabía que el glucómetro no tenía memoria. ¿Qué familiar de un diabético se cree esto? (…) Sobre lo de ir tanto a la nevera, quien me conoce sabe que yo, de noche, puedo ir más de 13 veces a la nevera si hace falta. Me cuesta mucho quedarme en casa y fui a buscar chocolate; algo dulce, no azúcar blanco en sí mismo», dijo.