Vídeo: Europa Press

Jessica Bueno sale del hospital para disfrutar de su hijo recién nacido en casa

Jessica Bueno ha permanecido tres días ingresada en el hospital tras dar a luz a su tercer hijo, Alejandro, pero ya está en casa junto a su familia. Vea el vídeo de su llegada a su residencia de verano en Sevilla

Jessica Bueno ya se encuentra en casa junto a su segundo hijo junto a su marido, Jota Peleteiro, el pequeño Alejandro. La modelo dio a luz el pasado 12 de julio a su tercer hijo, el segundo junto al futbolista, pero no ha podido regresar a su casa hasta la tarde de este jueves, cuando madre e hijo han recibido el alta hospitalaria. Abandonaron la clínica en la que ha llegado al mundo pasadas las 12 del mediodía y rápido pusieron rumbo a su casa de Los Molares, la finca sevillana en la que han establecido el disfrute de sus veranos y donde ahora son uno más. Una alegría para la familia al completo que ahora se enfrenta a una nueva rutina de biberones, pañales y menos horas de sueño, pero que ya se ven recompensados con momentos de felicidad plena que la pareja no está dispuesta a disimular y de la que ya están dejando buena cuenta en sus respectivas redes sociales.

La exnovia de Kiko Rivera y madre de su primer hijo ha optado esta vez por no hacer el clásico posado con su bebé recién nacido en brazos a las puertas del hospital. Ha tenido que ser a la llegada a su casa donde se ha presentado ante los medios con su retoño y cuando las cámaras han podido captar este feliz instante, momentos antes de entrar en su hogar con la firme intención de descansar y acomodar al pequeño donde pasará sus primeros días de vida, ya en familia y alejado del trajín de médicos y enfermeras propios tras el alumbramiento.

El futbolista era el encargado de conducir el coche en el que viajaba la familia hasta las puertas de su casa, acompañados por Loli, la madre de Jessica Bueno. El pequeño Alejandro, de tan solo tres días de vida, era protegido por una manta no solo de miradas ajenas, sino también del justiciero sol sevillano en pleno mes de julio. Lo han hecho guardando silencio, sin querer hacer declaraciones sobre cómo se encuentra ni la madre ni el pequeño tras el vital momento del parto, pero dando entender con su gesto que todo está en perfectas condiciones, al poder disfrutar de la tranquilidad de su hogar sin necesidad de ayuda de los profesionales médicos.

Cabe señalar que Jessica Bueno no es muy dada a hablar con la prensa, pues la última vez que lo hizo con el bautizo de su hijo con Kiko Rivera estalló la polémica por los invitados que acudieron a la feliz celebración. En un primer momento por la ausencia de familiares de vital importancia para el clan de Cantora, como fue Anabel Pantoja, y después por el número de congregados en la cita que, al parecer, según apuntaron los medios, superaba lo permitido en tiempos de pandemia. Una controversia que devolvió a Jessica Bueno a la picota informativa y a la incomodidad de justificar cada paso que daba. Parece haber aprendido y ahora se limita a decir que “todo está bien” y no volver a pronunciarse.