Aunque os parezca sorprendente, existe un miembro del clan Preysler que es totalmente desconocido y no ha aparecido en los medios de comunicación...hasta ahora


Aunque os parezca increíble, existe un miembro del clan Preysler que es totalmente anónimo y no ha aparecido en los medios de comunicación. A diferencia de Isabel Preysler, la reina de corazones, que se ha convertido en un referente para la prensa del corazón, este miembro ha preferido mantenerse al margen de la televisión hasta el día de hoy. ¿Quién es?

Un miembro desconocido del clan Preysler debutará en ‘Volverte a ver’

Han tenido que pasar años para que Betty Arrastia, madre de Isabel Preysler, acuda a un programa de televisión. Será este viernes en ‘Volverte a ver’ y no lo hará sola. Estará arropada por sus nietos, Tamara Falcó y Julio José Iglesias. Todavía desconocemos si será la abuela quien quiera darle una sorpresa a los nietos o al contrario.

La madre de Isabel siempre se ha mantenido alejada de la tele

Son pocas las ocasiones en las que Betty Arrastia ha aparecido en público junto a su hija. Siempre discreta, la madre de Isabel Preysler no ha tenido una vida fácil, ya que ha perdido a tres de los seis hijos que tuvo con su matrimonio con Carlos Preysler. 

El primer luto lo tuvo por su hijo Enrique, que falleció con solo 25 años. Fue hallado muerto en un hotel de Hong Kong al inhalar monóxido de carbono accidentalmente por la mala combustión de una estufa. Posteriormente, falleció su hijo Carlos, después de que le diagnosticaran un tumor en el hígado por el que le dieron tres meses de vida. Antes de esto, tuvo una adicción  a las drogas y estuvo en una cárcel de Manila.

Berry Arrastia ha tenido una vida muy complicada

Unos años después, fue la hermana de Isabel Preysler, Beatriz, quien falleció también a causa de un cáncer de pulmón. Estaba casada con el jugador de polo Luis Castillejo y tenía dos hijos. El drama en torno a su vida no quedó ahí. En 1992 falleció su marido Carlos, padre de Isabel Preysler, y desde entonces su madre ha vivido a acaballo entre Madrid y Manila hasta que los años no le permitieron viajar tanto y se afincó en España.