Irene Rosales ha estado unos días alejada de las redes sociales. Ahora, y en mitad de rumores de infidelidad, reaparece y lo hace anunciando cambios en su vida


Están siendo unos días muy convulsos para Irene Rosales. Después de dejar su puesto de trabajo en televisión, ha visto como su nombre ha sonado con fuerza durante los últimos días por una posible infidelidad por parte  de su marido, Kiko Rivera. Una noticia que saltó este martes en ‘Sálvame’ y que se convirtió en uno de los temas más candentes del programa. Algunos testigos aseguran que vieron al Dj. en actitud muy cariñoso con una morena en una especie de «reservadito» tras su concierto en Chipiona. Una información que podría dañar y mucho la relación entre Kiko e Irene, ya que ella aseguró que no le daría ninguna otra oportunidad. Desde entonces, son contadas las apariciones que ha hecho en Instagram intentando demostrar que todo está bien y que únicamente está centrada en otras cosas. De ahí, su «desaparición» en redes. ¿Es cierto lo que cuenta?

Dieta y ejercicio: los nuevos hábitos en los que se quiere centrar Irene Rosales

Irene Rosales habló horas después de que se anunciara esta posible infidelidad desvelando que había estado centrada en el cuidado de sus hijas, Ana y Carlota. Las pequeñas han comenzado una nueva etapa académica y la que fuera colaboradora de televisión ha anunciado importantes cambios en su vida ahora que tiene el foco mediático encima. Mientras que en los platós de televisión se habla de problemas en el matrimonio de Kiko e Irene, ella está enfocando su vida a otros retos.

Instagram

La colaboradora de televisión ha querido volver a hacer hincapié en los motivos de su desaparición en redes: el cuidado y estar más pendientes de sus dos hijas. Pero además, ha confesado los importantes cambios que se avecinan en su vida. Por ello, ha tomado la decisión de cuidarse por dentro con una dieta. Quiere cambiar sus hábitos alimentarios y empezar a enfocarse en su salud. Para ello, además de la dieta que comenzó la pasada semana, también ha comenzado a practicar ejercicio físico. Todo esto supone que tenga que cambiar horarios y rutinas y por ello asegura estar más alejada de sus redes sociales.

Una nueva vida alejada del foco mediático y centrada en su familia y su salud

Lo cierto es que desde que Irene Rosales abandonara su puesto de trabajo en televisión, su vida ha dado un giro de 180 grados. Ella ha desvelado que a día de hoy tampoco se siente con fuerzas de volver a la pequeña pantalla y convertirse en colaboradora de un programa, porque ya que es consciente de quién es ella y de los temas que tendría que hablar. Una información que ahora cobra más sentido, ya que ella se ha convertido en personaje después de la posible infidelidad por parte de su marido. Irene Rosales quiere centrarse en su salud y en su familia haciendo oídos sordos todo lo que se dice sobre ella y su familia.