La madre de Irene Rosales falleció el año pasado tras varios meses de lucha contra el cáncer. Este viernes 2 de julio hubiera cumplido 60 años


Este viernes 2 de julio es una fecha muy especial para Irene Rosales. Su madre, Mayte Vázquez, hubiera cumplido 60 años si la maldita enfermedad llamada cáncer no se la hubiera llevado. La progenitora de Irene falleció en febrero del pasado año tras varios meses de lucha contra el cáncer. Ahora, la recuerda en el día de su cumpleaños y le manda un bonito mensaje allá donde esté. Junto a una fotografía de su madre, Irene Rosales le ha deseado un «feliz cumpleaños» y además ha escrito unas bonitas palabras que te parten el alma. Y es que a sus 30 años, la mujer de Kiko Rivera perdió a su madre y a su padre con tan solo unos meses de diferencia.

La felicitación de Irene Rosales a su madre fallecida por su 60 cumpleaños

«Hoy brillas más que nunca. Esta vida no te ha dejado cumplir tus 60 años, pero nos has dado a todos un motivo para disfrutar cada segundo que estemos aquí«, ha comenzado diciendo. Y ha añadido: «Te echo tanto de menos que a veces pienso que te veré en cualquier momento. Te amo con locura. Mamá«. Con esta hermosa felicitación, Irene Rosales ha querido recordar en este día tan especial a su madre, quien ha sido un pilar fundamental para ella a lo largo de todos estos años.

Redes sociales

Para Irene Rosales, la pérdida de su madre fue un duro golpe. Fue el 6 de febrero del 2020, poco antes de la pandemia, cuando la colaboradora de televisión perdía a uno de sus pilares más fundamentales. «Estoy destrozada, ella era mis manos, mis piernas, mi todo… Y en dos meses y poco se ha ido. Se fue conmigo a solas, en casa, y eso por un lado me tranquiliza, pero también me rompe», confesó por aquel entonces Irene en ‘Viva la vida’.

Kiko Rivera ha sido un gran apoyo para ella tras la pérdida de sus padres

9 meses después de la muerte de su padre, Irene Rosales recibió el duro golpe de la pérdida de su padre, Manuel Rosales, que durante los últimos años también tuvo un estado de salud delicado. La pérdida de sus padres ha sido uno de los mayores dolores que ha sufrido la colaboradora de televisión que ha contado, en todo momento, con el apoyo de su marido, Kiko Rivera. Ella se ha refugiado en él y en sus dos hijas, Ana y Carlota, para sobrellevar de la mejor manera la pérdida y han sido el motor para ella.

«Es la persona más importante. Es quien está entendiendo mejor mis circunstancias, mis cambios de humor… Además, el dolor que tiene él por mi madre lo veo y es como si fuese un hijo. Gracias por estar en mi vida. No sé que hubiera sido de mí sin ti», explicó la sevillana en el mencionado programa cuando falleció su madre.