Íñigo Onieva fichó el año pasado por MABEL Hospitality, donde se incorporó como director. Allí debía centrarse en el desarrollo y la gestión de los distintos conceptos del grupo, donde destaca Tatel, el restaurante en el que Enrique Iglesias es socio junto a otros famosos como Rafa Nadal o Pau Gasol. Precisamente que el hermano de Tamara Falcó tenga su porción del pastel podría complicar las cosas y es que el artista sabe a la perfección el dolor que siente ‘Tami’ con su infidelidad, una deslealtad que, además, ya es vox populi.

Íñigo Onieva tatel
Redes sociales

Desde hace un año y medio se ha visto a Íñigo Onieva en este conocido local en multitud de ocasiones, ya sea con Tamara, con familia o con su pandilla. Aprovechó para multiplicar el interés entre los comensales y su presencia en redes sociales, no obstante, ahora el nombre de Íñigo Onieva podría no beneficiarles como creyeron en su día. La preocupación es un hecho, aunque de momento no hay ninguna decisión firme. Basta bucear en el universo 2.0 para ver las críticas que existen contra él, a quien le reclaman no haber reconocido los hechos desde un principio. Si bien él se muestra arrepentido, la tormenta mediática no está ayudando a su trabajo ni tampoco a su imagen pública.

Íñigo Onieva ha hecho que muchos se fijen en la oferta gastronómica de este restaurante que tanto éxito tiene en Madrid, pero prefieren que amaine el temporal y que Íñigo se tome con calma su vuelta. Enrique Iglesias, al igual que el resto de socios, no quieren que su negocio se vea salpicado y, por ello, su plena intención es proteger este restaurante que no solo tiene local en Madrid. También triunfa en Ibiza y Beverly Hills, aunque tienen entre manos dos nuevas aperturas en las que todavía no se sabe si contarán con Íñigo.

Tamara Falcó e Íñigo Onieva
Foto: Gtres

Se confió en él para que consolidara este local como un lugar obligatorio sin imaginar el escándalo que iba a protagonizar justo después de anunciar su compromiso. La marquesa de Griñón ha pasado de un éxtasis de felicidad a una profunda tristeza al descubrir que Íñigo no solo le había sido infiel, sino que además le había mentido al negarle todo, a pesar de las pruebas que existían.

Íñigo, por su parte, está desaparecido desde el pasado viernes, fecha en la que acudieron a una boda, siendo esas sus últimas imágenes juntos. Tamara Falcó abandonó el domicilio que compartían en el barrio de Justicia para volver a casa de su madre, Isabel Preysler, de donde no ha salido desde entonces. Debía hacerlo este martes 27 de septiembre para acudir a un evento donde su presencia estaba confirmada, no obstante, horas antes de su reaparición se desconoce si finalmente acudirá. En un principio nos comunicaban que Tamara lo había declinado, pero a última hora del lunes desvelaba que sí acudiría a la cita. ¿Prefiere recuperarse y sanar heridas antes de dar su versión ante los medios de comunicación o por el contrario cree que es el momento de dar la cara? Pronto lo sabremos.