Ana María Aldón ha estado durante varios días en paradero desconocido y poco o nada se sabía de ella. Se creía que estaba en El Rocío tratando de encontrar algo de esparcimiento en el que aclarar las ideas después de que su marido, José Ortega Cano, diese un golpe sobre la mesa y pidió a voz en grito que le dejasen en paz. Se refería a la guerra abierta que su mujer y su hija, Gloria Camila Ortega, han iniciado y que le coloca en la difícil posición entre la espada y la pared y sin poder mediar para que las aguas vuelvan a su cauce. Ante esta impotencia, pidió a ambas partes que pensasen en él un segundo y dejasen de ponerle en aprietos constantemente. Esto enfadó a Ana María Aldón, que finalmente ha sido localizada en el ático que posee en Costa Ballena, en Chipiona, y donde se refugia de la polémica faltando incluso a su puesto de trabajo de fin de semana en el paltó de ‘Viva la Vida’.

Foto: Instagram
Foto: Instagram

Pero Ana María Aldón no está sola. Al menos no en esencia, pues cuenta con el apoyo incondicional de su hija mayor, Gema, que está dispuesta a echarse encima a los leones por sacar la cara por ella. Y así lo ha vuelto a hacer para demostrarle a su madre que, si hay que ir a la guerra, no le faltarán apoyos. También deja claro que no está conforme por cómo están gestionando el conflicto Gloria Camila y también Rocío Flores, que este lunes apoyaba a su tía y se ponía de su lado en esta incómoda guerra mediática para José Ortega Cano. Una batalla de cara a la galería en el que se suma ahora la hija de la diseñadora, que a través de sus redes sociales ha querido mostrar su parecer y le da un sabio consejo a su madre para que salga triunfante en este problema que le ha sumido en la tristeza.

Desde el entorno de Ana María Aldón hay cierta preocupación por cómo se ha tomado este enfrentamiento con Gloria Camila y por la contundente reacción de su marido. “No la han visto tan mal nunca”, decían desde ‘Sálvame’ tras consultar con personas del entorno de la diseñadora. Y es en este punto donde Gema, la hija de Ana María, ha querido entrar en acción, aconsejando a su madre que “jamás busques la venganza. Solo retírate y espera. Aquellos que hieren a otros suelen destruirse por sí solos”, reza el mensaje que ha compartido con sus seguidores y que deja clara su postura ante el conflicto. La idea de Gema es dejar que el tiempo ponga a cada cual en su lugar y aconseja a su madre que no espere, que no se meta en más líos y dejar así que sea el bando contrario quien caiga en la trampa y cometa errores. Una estrategia con la que poder recuperar el equilibrio perdido y así no emplear esfuerzos en solucionar una situación que parece complicada. Un mensaje que ha reforzado con tres iconos: una carita compungida, un reloj de arena y una carita con la cremallera echada en la boca.

Foto: Instagram
Foto: Instagram

Por el momento, esta es precisamente la estrategia que ha adoptado Ana María Aldón. Se ha refugiado en Cádiz para estar más cerca de su familia y así sentirse arropada como no se siente junto a su marido y la familia de este. La diseñadora necesita descansar, aclarar las ideas, alejarse del foco mediático y esperar a que la tormenta pase sin causar demasiados estragos, mientras que su marido continúa con su rutina tratando de esquivar las incómodas preguntas sobre cómo se encuentra su matrimonio y cómo valora la guerra entre su mujer y su hija. Se le acumulan los problemas, dado que a la vez Rocío Carrasco continúa tirando de la manta y desvelando cuestiones del pasado de Rocío Jurado que son incómodos para muchos. Como bien dice Gema, la hija de la diseñadora, tan solo el tiempo pondrá a cada uno en su lugar, aunque ninguno sepa a ciencia cierta qué lugar le corresponde.