Tal y como anunció SEMANA en exclusiva a principios de junio, la peluquera vende su chalet de Galapagar por medio millón de euros. Te mostramos todas las imágenes.


Agobiada por su delicada situación económica, Raquel Mosquera ha decidido poner a la venta su casa a las afueras de Madrid. Una vivienda que adquirió poco después del fallecimiento de su primer marido, Pedro Carrasco, y que ahora anuncia en un conocido portal de compraventa de inmuebles por 499.999 euros.

Tal y como anunció SEMANA en exclusiva a principios del pasado mes de junio, la peluquera vende el chalet que posee en Galapagar. Una casa de 377 metros cuadrados construidos situada a las afueras de dicho municipio madrileño.

Ubicado en la urbanización Parquelagos, en Galapagar

La vivienda es un chalet independiente ubicado en una parcela de 750 metros cuadrados en la urbanización Parquelagos. «Se encuentra ubicado en la exclusiva urbanización Los Jarales y está dentro de una urbanización de 10 chalets independientes con zonas comunes y una piscina semi olímpica», reza la reseña del portal Idealista en el que Mosquera describe con todo lujo de detalles cómo es la casa en la que ha vivido en las últimas dos décadas.

Idealista

«Está distribuida en tres alturas: planta baja, planta alta y semisótano con mucha luz natural», detalla el anuncio. «Dispone de cuatro amplios dormitorios, el dormitorio principal es doble y en suite, y dos de ellos comparten una estupenda terraza de 15 metros cuadrados, tres baños, cocina independiente, salón con acceso a una terraza cubierta y acristalada de 30 metros, comedor independiente, cuarto de lavado, gimnasio, bodega y trastero».

«Una vivienda muy soleada»

«Además del espacio de aparcamiento que ofrece la parcela, incluye dos plaza de garaje cubiertas dentro de la urbanización. Sistema de de seguridad con cámaras de vigilancia», se indica. La ficha del chalet destaca que es «una vivienda muy soleada gracias a su orientación sur, muy tranquila y con mucha privacidad».

Idealista

La inmobiliaria que se encarga de la venta de la vivienda comparte un total de 45 fotografías de su casa, en la que se aprecia con todo lujo de detalles en qué estado se encuentra. Amplia y luminosa, las paredes de la casa están pintados en tonos muy llamativos: desde el lila del dormitorio principal al rojo del salón, el verde de su despacho, el rosa de la habitación de su hija, o el amarillo de las zonas comunes, como las escaleras. Todo un festival cromático muy acorde con la personalidad de la peluquera, apasionada de los estampados y los tonos vivos.

La peluquera quiso deshacerse de su casa hace 12 años

Raquel Mosquera puso en venta esta propiedad en el año 2009, pero después de un tiempo se echó atrás y siguió viviendo en ella. Ahora, doce años más tarde, está decidida a emprender un nuevo rumbo. Aunque aún no se ha pronunciado sobre sus planes de futuro, es probable que desee iniciar una etapa en un hogar más pequeño y que le suponga menos gastos de mantenimiento. Los últimos meses no han sido fáciles. Tras los 99 días de confinamiento, tanto ella como su marido tuvieron que cerrar sus respectivos negocios (él tiene un bar y ella, una peluquería en Las Rozas). Esto supuso un frenazo a su economía del que les ha costado recuperarse.

A toda esta situación se suma la depresión que atraviesa. Su estado emocional se ha agravado tras su último ingreso hospitalario, el pasado mes de abril, a consecuencia de un brote psicótico que obligó a su marido a llevarla al Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid para llevarla de urgencias a los servicios de psiquiatría.

Idealista