«Ha sido un palo muy gordo. La echo de menos todos los días”, ha afirmado el humorista muy emocionado.


A Florentino Fernández le define, sin duda, su característico humor. Una de sus principales señas de identidad que le han convertido en uno de los humoristas más destacados de nuestro país. Esta vez, sin embargo, ha sacado a relucir su faceta más personal para revelar el duro golpe que ha supuesto la muerte de uno de los pilares de su vida: su madre.

TVE

El cómico realizaba esta confesión durante una conversación con Gonzalo Miró en el programa ‘Dos parejas y un destino’ de Televisión Española. «Mi madre falleció hace unos meses, ha sido un palo para todos», ha afirmado visiblemente afectado. Ha revelado que la muerte se produjo tan solo diez días después de terminar la grabación de ‘MasterChef Celebrity’.

Fue algo totalmente repentino ya que no presentaba ningún tipo de dolencia. «Se levantó a las cinco de la mañana para ir al baño, le dio algo, un ictus o no sé qué le dio, y falleció. Yo cuando me enteré me pareció algo horrible. Por qué me tiene que pasar a mí esto. 74 años tenía. Estaba bien, estaba sana», ha contado. 

TVE

Ha lamentado que nunca le viera en su faceta más seria, algo que seguro le hubiera gustado, ya que a pesar de que siempre estuvo orgullosa de él, nunca entendió su trabajo en televisión: «Todo era cercano a lo absurdo siempre me dijo que cuándo me iba a poner un traje». Durante las pasadas Navidades cuando participó en diversos especiales para televisión y se vistió más elegante, la recordaba siempre y echaba en falta que no pudiera verle.

Asimismo, ha señalado que le hubiera encantado que presenciase su paso por el ‘talent culinario: «Esperaba ‘MasterChef’ para que lo viera. Yo no podía decir nada a nadie. No le pude decir que llegué a la final y para mí era muy ilusionante porque yo había aprendido a cocinar con ella. Diez días después se murió», ha relatado muy emocionado y sin poder contener las lágrimas. “Las cosas de la vida tío, que te sorprenden…”. Añadía que había supuesto una pérdida fundamental en la familia: «Ha sido un palo muy gordo. La echo de menos todos los días”.

«Hay que vivir la vida»

Un sobrecogedor episodio que le ha servido para compartir la siguiente reflexión: “Hay que vivir la vida de forma muy intensa y pensar que cualquier momento puede ser el último”. Las sentidas palabras han calado en Gonzalo Miró quien se ha fundido en un emotivo abrazo con el humorista. Él también ha echado la vista atrás para relatar el fallecimiento de su progenitora, Pilar Miró, cuando tenía tan solo 16 años: «Una de las penas que tengo del fallecimiento de mi madre es que me dio mucha pena que se fuera tan joven. Tenía solo 57 años. Como la han recordado mucho en homenajes en televisión, yo a veces sigo viendo imágenes, y se me pone un nudo en el estómago cuando veo la letra con la que escribía mi madre. Es curioso eso”.

TVE

Ambos compartieron tiempo en los fogones durante su participación en la última edición de ‘MasterChef Celebrity’ donde Gonzaló Miró también aprovechó para recordar a su madre. «Mi madre estaría orgullosa y es una pena que no pueda ver el programa porque estoy seguro de que se iba a reír mucho»», dijo durante su expulsión. Asimismo, señaló que su ganador era Florentino en quien se deshizo en halagos: «Me encantaría que ganase, es un compañero excepcional. Es un tipo que está dispuesto a ayudarte incluso por encima de su propio beneficio. Es algo que he notado desde el primer día. Me gustaría que su premio fuese salir de aquí como ganador de MasterChef».

La actriz y empresaria madrileña Raquel Meroño ganó la quinta edición del ‘talent’ donde se midió a Florentino Fernández en el duelo final. Él hizo un homenaje a sus raíces extremeñas a base de un menú compuesto por “Escabeche ibérico de cigala”, “Pichón, anguila y foie” y “Espiral de higo chumbo”. A pesar de que no se alzó como ganador sí que hizo mención a la experiencia tan bonita que había supuesto su participación en el concurso: “La vida son esos pequeños detalles que te acercan a la plena felicidad, y eso lo he conseguido en este programa”.

Ahora, pasados tres meses de la emisión del programa, descubrimos que una de sus mayores penas es que su madre no pudiese verle en ese importante duelo final en televisión. Tampoco que no siguiese su evolución como cocinero, una faceta bien distinta a su perfil de cómico.