Tras prestar declaración ante un juez, la Fiscalía pide 12 años de cárcel para el bailarín.


Malas noticias para Rafael Amargo. Dos días después de ser detenido por la policía por supuesto tráfico de drogas y organización criminal, y tras prestar declaración a las autoridades, se ha sabido que la Fiscalía pide 12 años de prisión sin fianza para el bailarín.

Este jueves, el granadino ha declarado ante un juez. Tras ofrecer su testimonio, la Fiscalía ha pedido prisión por pertenencia a banda criminal y tráfico de estupefacientes. Y es que en los domicilios registrados en la operación ‘Córax’ se encontraron importantes alijos, así como material para dosificar y distribuir sustancias ilegales. En su defensa, Amargo ha dicho que la droga que había en su vivienda no estaba destinada a la venta, sino que eran de uso personal. Según ha contado, él y las otras tres personas detenidas compraban droga para almacenarla y tener reservas en la pandemia.

Gtres

El jueves a las 11 y media de la mañana, el granadino salía de los calabozos de una comisaría en el centro de Madrid en dirección a los Juzgados de Plaza de Castilla. Allí ha declarado ante el juez y ha responder a sus preguntas. Preguntas sobre el uso que pensaba dar a las pastillas y la metanfetamina hallada en los registros. O si los pisos que han sido registrados eran puntos de venta de droga en la capital, que es lo que sospechan los responsables de la operación de la Policía Nacional. Este jueves, el coreógrafo tenía pendiente el estreno su nuevo montaje, ‘Yerma’, en el Teatro La Latina de Madrid, pero finalmente ha sido cancelado.

Además de Rafael Amargo y su pareja, los agentes de la Policía Nacional arrestaron a un amigo del bailaor y al productor de su obra, Eduardo Santos, nada más salir de los ensayos del espectáculo que estaban a punto de inaugurar. Los cuatro arrestados se encuentran en los juzgados de instrucción de Plaza de Castilla, aunque de momento el juez de Guardia de Detenidos solo ha tomado declaración a dos de los investigados. Se prevé que la decisión que tome el magistrado de instrucción número 17 tenga lugar en las próximas horas.

Redes sociales / Telecinco

Tal y como están las cosas, es evidente que las cosas se le han complicado, y mucho, a Rafael Amargo. Según fuentes policiales, Amargo tendría varios pisos francos en el centro de Madrid. Las pesquisas se centran en grandes cantidades de estupefacientes halladas en dos de los pisos registrados (uno de ellos del bailarín): 60 gramos de metanfetamina, 20 gramos de ketamina, tres botes de Popper, varias bolsitas de mefedrona, una bolsita de 2CB, dos botes de GHB (éxtasis líquido) y 6.000 euros en efectivo, según fuentes de la investigación. La operación ‘Córax’ está bajo secreto por orden judicial, sigue abierta y ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número 48 de Madrid. El juez que instruye el caso trata de impedir filtraciones para evitar fugas de otras personas sospechosas.

Este jueves, Belén Esteban ha revelado en ‘Sálvame’ que el artista le pidió dinero prestado. «A mí una vez me pidió dinero, yo se lo di y él me lo devolvió», ha relatado. Sin desvelar la cantidad exacta que le prestó, la colaboradora ha destacado que el artista no le dio problemas. Hace mucho que tiempo que no se ven, así que ya no sabe cómo está, «pero tengo que ser justa con él porque él me devolvió dinero», ha añadido.

También el jueves por la tarde, los padres de Rafael Amargo se han mostrado muy nerviosos al encontrarse con las cámaras de televisión. El padre del artista, visiblemente alterado, llega a increpar a los reporteros que le hacían preguntas sobre la detención de su hijo: «Sé que estáis haciendo vuestro trabajo, pero os equivocáis con los que decís», contestaba. Según han revelado a SEMANA fuentes cercanas a la familia, los progenitores del bailarín están viviendo horas de angustia. Están muy preocupados por su hijo, que ya lleva dos días privado de su libertad.

El abogado de Rafael Amargo, Cándido Conde Pumpido, ha calificado de «contrasentido» que la Policía considere al andaluz como cabecilla «de una organización criminal que debería estar ganando muchísimo dinero», cuando «todos sabemos que Rafa no está en su mejor momento económico«. El letrado ha señalado que «si existiera esa organización no tendría ningún tipo de problema económico. Es otro indicio de que las cosas no son como se cuentan».