Violeta Magriñán se ha defendido con dolor de las acusaciones de haberse inventado que tiene coronavirus para llamar la atención. Ella y su novio presentan los primeros síntomas, por eso se han quedado en casa a la espera de que le hagan la prueba que confirme sus sospechas


¿Vale todo por la fama? Este es el debate abierto en el perfil personal de Violeta Magriñán en Instagram, después de que muchos de sus seguidores pusieran sobre la mesa la posibilidad de que la extronista de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’ y exconcursante de ‘Supervivientes’ se hubiese inventado haber dado positivo en coronavirus. Tanto ella como su novio, Fabio, sorprendieron a propios y extraños la semana pasada al anunciar en plena gala de ‘Supervivientes’ que sienten los primeros síntomas de coronavirus y que por ello decidían respetar la cuarentena y quedarse en casa para evitar la propagación de la enfermedad. Algo que generó un gran revuelo, especialmente por parte de aquellos que no se creyeron ni una palabra de su confesión y ponen de relieve que quizá todo responda a una estrategia para que su nombre no caiga en el olvido.

El pasado domingo, el plató de ‘Supervivientes’ estaba más vacío que nunca y tan solo 8 familiares y colaboradores acudieron a la cita con Jordi González. Violeta y Fabio decidieron no acudir a sus puestos de trabajo por propia medida de responsabilidad en un momento de crisis sanitaria y, ante los primeros síntomas de contagio por coronavirus, decidieron quedarse en casa. Eso sí, entraron en directo por videollamada para tranquilizar a sus seguidores e informar en primera persona que se encuentran bien y que con cuarentena todo se cura. Tras este anuncio, las redes sociales de ambos se llenaron de mensajes de apoyo y cariño, así como también de críticas por el sector más desconfiado que no creyó que ambos hubiesen contraído el coronavirus. Una duda que a Violeta le dolió muchísimo: “Estoy flipando demasiado”, confiesa.

¿Cómo puede haber gente tan asquerosa, repugnante, lamentable y deleznable? Que digan que nos estamos inventando que tenemos o hemos tenido síntomas para llamar la atención. ¿Hasta qué nivel de retraso mental es capaz de llegar la gente?”, se pregunta muy cabreada Violeta en un vídeo compartido en su perfil de Instagram. Poco a poco, la exconcursante se va calentando y según piensa las acusaciones de mentira que pesan sobre ella sus declaraciones van subiendo de nivel: “Son unineuronales o la estupidez humana no tiene límites”, continúa.

Violeta reconoce no estar pasando por un buen momento personal, algo que ha aprovechado el coronavirus para atacar donde más daño hace. Confiesa haber sido víctima de “ataques de ansiedad” al no saber muy bien cómo actuar cuando Fabio presentó los primeros síntomas y la fiebre le comenzó a subir de manera preocupante: “He hablado con médicos y enfermeros y me han dicho que no nos iban a hacer el test, se lo hacen a la gente que está grave y a personal sanitario. No iba a hacer el gilipollas cuando hay gente que lo necesita mucho más que yo”, subraya Violeta, en respuesta a los cientos de mensajes que le acusaban de estar inventándose el calvario que tiene encima desde que descubrió ser portadora del coronavirus.

Hemos estado toda la semana con síntomas. Hemos perdido el gusto y el olfato, hemos tenido dolor de huesos, fiebres bajas, dolor de pecho al respirar. Son síntomas leves y somos afortunados”, confiesa Violeta en su vídeo, que no se arrepiente de haber tomado la medida de precaución de no acudir a sus puesto de trabajo en los platós de televisión para poner una medida de contención a la expansión del virus, aunque esto suponga un problema a su economía personal: “Si no voy pierdo dinero, no soy tan tonta de querer perder dinero para llamar la atención. Quien puede pensar esta puta gilipollez, basta ya”, se queja Violeta una y otra vez, ante la insistencia de algunos de sus seguidores a poner en duda la veracidad de sus afirmaciones.

Así dieron a conocer Violeta y Fabio su enfermedad

Violeta y Fabio no acudieron a su cita con el debate de ‘Supervivientes’ el pasado domingo, por lo que decidieron corresponder al programa realizando una videollamada con Jordi González. Ahí explicaron con detalle cómo habían comenzado a sentir “algunos síntomas del maldito virus”. Así lo explicaba Violeta: “Probablemente estemos contagiados de coronavirus. Desde el primer momento en el que empezamos a tener síntomas nos quedamos en casa, que parece que a mucha gente no le queda clara esta regla. No hemos hecho uso del sistema sanitario, porque entendemos que hay gente que lo necesita mucho más que nosotros”.

Para evitar preocupar a sus seguidores, Violeta confesaba cómo se encontraba, dando a entender que su caso es leve y no revista complicaciones: “Hemos tenido febrícula, dolores de cabeza y un poco de dolor de pecho al respirar. Hemos perdido por completo tanto el olfato como el gusto. Somos afortunados, hay mucha gente conectada a un respirador y otra mucha que ni siquiera puede acceder a ese respirador y se muere”, se lamentaba. Es por ello que Violeta no quiso dejar perder la oportunidad que el programa le brindaba para lanzar un mensaje a todos los que la veían desde casa: “Por cada persona que sale a la calle, por cada persona que se va con sus amigos a hacer botellón en una casa, por cada persona que sale 50.000 veces a pasear al perro o a pasearse, hay otras que se están muriendo. Siento ser así de exagerada, pero es la realidad. Si queremos que lo peor no sea tan grave, lo mínimo que podemos hacer es quedarnos en casa. Nosotros somos jóvenes y lo estamos pasando como muchos de ustedes también lo van a pasar, pero es importante quedarse en casa por el tema del contagio”.

¿Qué fue de Violeta Mangriñán y Fabio Colloricchio?