La presentadora y su hija saben muy bien cómo divertirse en este periodo de cuarentena. Confinadas en casa, madre e hija entrenan y bailan juntas.


Paz Padilla está teniendo una cuarentena de lo más activa. La humorista y presentadora, confinada en su casa junto a varios de sus familiares, ha mostrado cómo se mantiene en forma durante este difícil periodo de aislamiento como consecuencia de la crisis del coronavirus.

Bailando en familia después de entrenar

La presentadora de ‘Sálvame’ está sacando partido a estos días de aislamiento. Para lograr divertirse, y de paso, mantenerse en forma, tiene como aliada y compañera a su hija, Anna Ferrer, Padilla, con la que comparte duras sesiones de entrenamiento diarias. Ataviadas con ropa deportiva, madre e hija han compartido cómo tonifican sus músculos. Una vez terminada su sesión se han puesto a bailar al ritmo de ‘Tusa’, la canción de moda de Karol G y Nicki Minaj. «¡Ahora a bailar después de entrenar!», exclamaba la andaluza, con su habitual sentido del humor.

Descubriendo sorpresas en su jardín

Pero no todo es fitness en el día a día de Paz. También tiene tiempo de salir al jardín de su domicilio, tomar un poco el sol, disfrutar del aire libre… y descubrir sorpresas en los árboles que dan sombra a su residencia. «¡Mira lo que hemos descubierto: un nido de pajaritos! ¡Son tres!», ha contado en su cuenta de Instagram a través de un video subido a Stories. Tras ver tan entrañable estampa, Paz ha advertido a su perra Martina para que no se acercara al nido.

«¡Me encanta pintar!»

La gaditana también está aprovechando el encierro para dar rienda a su imaginación y su creatividad sobre un lienzo. Ha desempolvado los pinceles y ha puesto en práctica un hobbie que le fascina: la pintura. «¡¡¡Me encanta pintar!!! y estos días aprovecho para dar rienda suelta a mi imaginación #debalconabalcon sube tu arte», ha confesado. 

Trabajando activamente en labores solidarias

Pero de todas las actividades que está llevando a cabo Paz, la que más la colma de satisfacción son sus labores solidarias. Desde que fuera decretado el Estado de Alarma por el Ejecutivo de Pedro Sánchez se ha puesto manos a la obra a coser mascarillas para ayudar a los profesionales de la sanidad que trabajan activamente para frenar el avance del coronavirus en España. Gracias a su colaboración como voluntaria para el Instituto de Formación Profesional Claudio Galeno en Murcia -también centros en Sevilla, Valencia y Madrid- se ha multiplicado el número de personas que están fabricando mascarillas desde sus casas.