«No voy a consentir que nada ni nadie manche su imagen pública ya que fue una bellísima persona y un gran señor», ha afirmado sobre su difunto marido.


Raquel Mosquera da un golpe en la mesa y dice basta. El documental de Rocío Carrasco ha vuelto a sacar a la luz viejas heridas aún sin cicatrizar. La peluquera, que asegura sentirse «fuerte, pero muy triste», ha aprovechado sus redes para salir en defensa de su difunto marido, Pedro Carrasco. «Ya que él no se puede defender. Y porque creo también en la justicia divina, aparte de la terrenal. No voy a consentir que nada ni nadie manche su imagen pública ya que fue una bellísima persona y un gran señor, en todos los aspectos y sentidos».

Raquel Mosquera, Pedro Carrasco
Instagram

Cuando su nombre vuelve a estar de actualidad, su viuda le define como un «magnífico padre, buen hijo y buen esposo, sin olvidar que fue y será siempre un magnífico deportista y campeón del mundo de boxeo. ‘El marino de los puños de oro’. Aunque se me vaya la vida en ello!!!».

Está totalmente indignada con todo lo que se está diciendo y cree que muchos comentarios son «de una gravedad extrema. Manchar con mentiras la memoria de una persona ya fallecida, y aún más cuando no se puede defender, siendo una persona pública tan querida, cómo fue mi marido. Prometo y juro de todo corazón, por mis hijos, las personitas que más quiero en este mundo, que lo que dije y me reitero, es la auténtica y única verdad».

Instagram

También ha desmentido unas palabras de Rocío Carrasco. «Cuando yo digo que mi marido iba haciendo eses no es que no sé, lo que dije en ese momento, y ahora digo que no lo dije. A lo que me refiero, es que mi marido no iba haciendo eses por otros motivos, como dicen y quieren dar a entender. Y yo pregunto, ¿A qué motivos se refieren esas persona que dicen eso?».

Recuerda que en aquella reunión familiar donde Rocío Carrasco dijo durante su documental que su progenitor pidió perdón a Fidel Albiac eran «cuatro personas, y no tres, como dicen. Y tenía la lección muy bien aprendida supuestamente de lo que le tenía que decir a mi marido. Mientras que la otra persona escuchaba atentamente».

Desmiente a Rocío Carrasco

Raquel Mosquera ha contado que durante aquel encuentro se fueron sin ver a los niños: «Sin poder darle sus regalos de Reyes, que para eso pensábamos nosotros que íbamos. Especialmente mi marido Pedro, el abuelo de los niños, se fue con esa pena de no poder verles y darles sus regalitos, y cuando preguntamos por ellos nos dijeron que estaban con la niñera que en esos momentos estaba trabajando en esa casa, y que estaban en el cuarto con ellos. Nos dijeron que antes de verlos, tenía primero que hablar con él. En ningún momento, mi marido pidió perdón como dice. Eso es otra mentira!!!». 

Raquel Mosquera
Cuco Cuervo

La peluquera no entiende por qué tenía que pedir disculpas Pedro Carrasco. «Si lo hubiese tenido que pedir lo hubiese pedido… Porque era muy grande y un gran señor de los pies a la cabeza. Pero más bien se lo tendrían que pedir a él supuestamente. Como por ejemplo en la fotografía, se aprecia cuando operaron a mi marido de la rodilla, está con las muletas y le hubiese gustado que estuviese… a su lado. Como él siempre lo estaba cuando se necesitaba, pero quien estaba para lo bueno y lo menos bueno siempre… Su mujer, o sea yo».

Asimismo se ha querido manifestar sobre la exposición mediática que tuvo en aquella época. «Dan a entender que yo era la que dirigía los medios de comunicación etc… Pero, qué barbaridad es esa, el famoso y el personaje público era mi marido. Yo no entendía de medios y me llevaba además 26 años. Yo no tenía ni idea, el que llevaba la economía papeleos etc. era Pedro».

© SEMANA.

Ha recordado que compaginaba su trabajo en la peluquería con colaboraciones puntuales en diversos programas de televisión. «¿También tengo que pedir perdón por eso? Por trabajar, y no vivir del cuento o de mi marido y sacar a mis hijos adelante. Me parece super injusto!!! Igualmente me parece injusto lo que Rocío Y David Flores Carrasco supuestamente están sufriendo. Sin tener culpa ninguna de nada. En vez de ayudarles entre todos y darles una oportunidad, por lo menos para que sean felices!!!».