A primera hora de la tarde, la noticia de la muerte de Álex Lequio nos ha pillado por sorpresa. El hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio ha perdido la vida a los 27 años después de dos años luchando contra el cáncer que padecía. Su marcha ha sido inesperada para muchos, pero en su círculo más cercano sabían que el desenlace final estaba cerca. En los últimos días, su estado de salud se había agravado considerablemente.

El joven, que había ingresado en el Hospital Quironsalud de Barcelona el pasado mes de marzo, empezó a recibir cuidados paliativos para mitigar su malestar hace unos días. Ante la gravedad de su situación, la actriz y el colaborador de ‘El Programa de Ana Rosa’ decidieron avisar a sus familiares para que se trasladaran a la ciudad condal y así pudieran acompañarle en la recta final de su durísima batalla.

Álex, arropado por toda su familia

Ep-hermanas-Obregon–(3)

Gracias a la rapidez con la que Ana y Alessandro avisaron a sus allegados, estos pudieron estar junto a él y despedirse de él con todo el cariño del mundo. Así, las últimas horas de Álex han transcurrido con mucha paz y con mucha entereza por parte de sus padres y de sus familiares. El joven ha estado rodeado de los suyos en esta dolorosa etapa final. Desde sus progenitores a sus tías Celia y Amalia, que lo han arropado en todo momento.

También ha estado junto a él su novia, Carolina Monje, cuyo semblante no podía ocultar el dolor y la preocupación en momentos tan difíciles. Siempre discreta, la joven se ha mantenido en un segundo plano a lo largo de la enfermedad. No por ello ha estado alejada de él. Ella ha sido su fiel compañera de Álex hasta sus últimos días.

Ana, pendiente de sus familiares y seres queridos

EP-Ana-Obregon-y-carolina-balcon-(1)

Ana, con el rostro visiblemente serio, ha estado muy pendiente no solo de su hijo. También ha procurado mantener informados al resto de familiares: desde su hermano Javier a sus padres, Ana María y Antonio, que por su edad y ante las excepcionales circunstancias que vivimos en España por la pandemia global no han podido trasladarse a Barcelona para estar junto a su querido nieto.

Alessandro no se ha separado de su hijo

Ep-Hospital-Lequio—(17)

Alessandro, por su parte, no se ha separado de su hijo, al que estaba muy unido. Desde que a su hijo le diagnosticaron cáncer, en abril de 2018, el italiano ha atendido a los medios de comunicación siempre que se le ha preguntado por la evolución de su hijo. «Me cuesta mantener una sonrisa, pero es lo que hay que hacer. Es una dolencia que asusta y no tendría que asustar tanto, pero sí trabajar todos los días y con todos los medios al alcance. Es dura y larga, y todos sabéis perfectamente de lo que estamos hablando», decía en julio del año pasado, cuando todos mantenían la esperanza de que Álex pudiera salir adelante.