El torero y su novia, de vacaciones en Almería, ha disfrutado de una noche en compañía de los mejores amigos de Ana Soria.


No hay lugar a dudas: la relación entre Enrique Ponce y Ana Soria va como la seda. El idilio entre el torero y su novia no puede ir mejor. Viento en popa a toda vela… Hace apenas unos días la pareja se dejaba ver derrochando besos y carantoñas en la cubierta de un yate, tal y como publica SEMANA en su última edición en papel. Ahora han paseado su amor en la noche de Almería. Allí han disfrutado de una divertida noche en compañía de los amigos de la estudiante, con el que Ponce parece estar muy integrado ya.

Así está el corazón de Paloma Cuevas: el último mensaje de la ex de Enrique Ponce

Enrique Ponce, uno más en la pandilla de su novia

Las imágenes hablan por sí solas. Enrique Ponce ha rejuvenecido al lado de su novia, 26 años más joven. En su última fotografía con su chica está hecho un chaval. Se le ve sonriente, risueño. Radiante incluso. La viva imagen de la felicidad. Con ella no solo comparte pasión y mucho amor. También tienen en común la manera en la que disfrutan de la pandilla de la almeriense.

La pareja, que sigue sacando todo el jugo posible a sus románticas vacaciones en Almería, se ha dejado inmortalizar por uno de los amigos de Ana. En concreto, por Pilar López-Cuadra Pérez, quien ha publicado en su cuenta de Instagram una instantánea de la divertida quedada nocturna. En la foto aparece también Alejandro Flujas. Es uno de los mejores amigos de Soria y, curiosamente, era el único allegado que aparecía en el perfil de Instagram de Ana cuando decidió hacerlo público. Sin embargo, horas después de abrir su perfil, la novia de Ponce decidía eliminar la foto con su mejor amigo.

«Con mi gente», ha escrito López-Cuadra a través de ‘Stories’. Dos palabras bastan para que quede bien claro que Enrique Ponce ha pasado de ser el novio de Ana a un colega más de la pandilla. ¿Qué mejor señal de que las cosas marchan bien cuando el círculo íntimo de tu pareja te arropa y te acoge tan cálidamente?

Las últimas palabras de Paloma Cuevas en sus redes sociales

La instantánea de Enrique Ponce y Ana Soria se produce casi a la vez que las últimas palabras de Paloma Cuevas. La que ha sido mujer del diestro durante casi 24 años ha compartido un mensaje en su Instagram para agradecer a un amigo una obra de arte que le ha hecho. Su post también ha servido para calibrar su estado anímico en las difíciles circunstancias que está viviendo. «Cuando eres madre descubres nuevamente la vida a través de los ojos de tus hijos… Tu corazón se sincroniza con el de ellos y el horizonte se expande para dar cabida a tanto amor. Gracias @jacintoalconarte por este maravilloso retrato. ¡Me encanta!💞 #arte #amigos #Art #Arttist #palomacuevas», ha escrito.

La serenidad y el saber estar que transmiten sus palabras han sido rápidamente aplaudidos por sus amigos y ‘followers’. Fiona Ferrer, que se ha convertido en una de sus máximas defensoras tras su separación, ha alabado así su actitud: «@palomacuevasofficial gran madre, gran amiga y un referente. Como dice @gruizcuadrado eres un regalo. Te quiero, te admiro y si supieran la fuerza que tienes muchos se sorprenderían».

Cada uno por su lado

Desde que anunciaran que han iniciado los trámites de divorcio, Enrique Ponce y Paloma Cuevas han seguido rumbos muy distintos. Mientras el valenciano ha prodigado su amor por su novia a los cuatro vientos, la empresaria ha optado por la discreción como mejor aliada para sobrellevar el final de su largo matrimonio, que para muchos parecía idílico. Las suyas son posturas y actitudes diametralmente opuestas ante una misma determinación. Ponce se ha entregado en cuerpo y alma a su ‘affaire’ con la estudiante de Derecho. La cordobesa, por su parte, se ha volcado en sus hijas. Tal y como revelaba a SEMANA recientemente ahora solo le preocupa su familia. “Tan solo me preocupan mis hijas”, confesaba.

Apenas una hora después de que Ponce y Cuevas anunciaron que ponían fin a su relación a través de un comunicado conjunto, la andaluza enviaba un mensaje a través de su cuenta de Instagram. En él pedía respeto y aclaraba que la ruptura se producía de manera cordial. «La vida nos ha dado amor, una relación maravillosa y una bonita familia, que es nuestra pasión. Pero la felicidad a veces se bifurca en caminos diferentes y hace tiempo decidimos recorrerlos, pero unidos siempre en un horizonte común, ver crecer a nuestras hijas en familia. Porque ninguna separación acabará con el cariño y el respeto que nos profesamos el uno al otro y a nuestras respectivas familias, con las que mantenemos una relación extraordinaria. La vida es así y hay que vivirla, sin dramas, abrazándola con todo el cariño del que somos capaces. Gracias por vuestro cariño y respeto», señalaba.