La nieta de Franco se ha desprendido por fin de su casa de Cantabria. Una vivienda de montaña que compró en 2005, cuando estaba casada con José Campos.


Cinco años después de ponerla a la venta, Carmen Martínez Bordiú ha vendido por fin su casa de Cantabria. La nieta de Franco adquirió esta vivienda, ubicada en la localidad santanderina de San Roque de Riomiera estando casada con José Campos, con el que contrajo matrimonio en 2006.

Vende su casa después de rebajarla de 500.000 a 190.000 euros

Cuando la pareja puso fin a su relación, Carmen puso a la venta los bienes que había compartido con el cántabro: un exclusivo piso de 300 metros cuadrados en Santander y esta cabaña de montaña de 120 metros cuadrados, construida en piedra, madera y teja. El piso se vendió en 2017. Y «por un buen precio», según ella misma revelaba.

Sin embargo, la venta de la casa se le ha resistido. Le ha constado zafarse de ella más de un lustro. En un principio la ofertó a 500.000 euros, pero al ver que pasaban los años sin encontrar comprador fue bajando paulatinamente su precio. Finalmente la rebajó a 190.000 euros «negociables».

Fue el pasado mes de diciembre cuando la vivienda encontró un nuevo propietario: un músico que forma parte de una conocida banda de pop-rock, y que según ha publicado ‘Vanitatis’ está inmerso en los trámites de compraventa.

Se trata de una casa de campo rústica que cuenta con una finca de 50.000 metros cuadrados. En su interior hay habitaciones distribuidas en dos plantas. La madre de Luis Alfonso de Borbón compró esta casa en 2005 por 500.000 euros al doctor Antonio Nicolau, un conocido osteópata que tuvo como pacientes al golfista Severiano Ballesteros o al banquero Emilio Botín. Tras hacerse con ella, la nieta de Franco invirtió 100.000 euros en reformarla.