Tras siete años sin verla, la nieta de Rocío Jurado ha dicho en reiteradas ocasiones su intención de acercarse a su madre. Analizamos todos sus intentos -hasta ahora fallidos- para lograr una reconciliación.


En las 10 semanas que lleva en ‘Supervivientes 2020’, Rocío Flores no ha dejado de enviar mensajes a su madre. Después de siete años sin ver a Rocío Carrasco, la joven ha manifestado en reiteradas ocasiones su intención de acercarse a su madre. En su empeño por hacer llegar sus palabras a quien le dio la vida hace 23 años no ha dudado en dirigirse directamente a ella desde las playas de Honduras.

1/ Su felicitación de cumpleaños: «Me encantaría decírtelo en privado»

El mensaje más reciente a su progenitora tuvo lugar el pasado 29 de abril. Ese día, Rociíto celebraba su 42 aniversario. Una fecha señalada que Rocío no pasó por alto. Por este motivo le envió una emotiva felicitación por su cumpleaños. Al hacerlo rompía en llanto de manera desconsolada. «Es el cumpleaños de mi madre», recordaba. «Me encantaría que las cosas se pudieran hablar en privado y no en público. Y me encantaría poder hablar cuando llegase», añadía.

Lo cierto es que siempre que menciona a su madre no puede controlar la emoción. Llevan siete años sin verse y este tiempo empieza a pesarle demasiado. «Muchísimas felicidades. Me encantaría decírtelo en privado. Yo no quiero hacerte daño para nada», decía, rota de dolor. «Me encantaría que las cosas se pudieran hablar en privado y no en público. Y me encantaría poder hablar cuando llegase».

2/ Sus palabras de amor: «La quiero igual que a mi madre»

Una semana antes de felicitar a su madre, el pasado 24 de abril, mandaba otro mensaje conciliador a Rocío Carrasco. «Cuando nos dieron la noticia del coronavirus yo fui la única que no tenía noticias de mi madre. Es una realidad. Estaría bien tener un acercamiento. No tanto por mí sino por el que viene detrás mía», detallaba. Yo soy más mayor, pero mi hermano… Para mí lo primordial es mi hermano. Y él se está criando sin su madre», decía. «Quiero a mis padres por igual. A mi madre la quiero tanto como a mi padre». 

La joven miraba a cámara para dejar constancia de que no tiene una «conversación pendiente» con su madre, sino «muchas».Y espera que ese encuentro se produzca lo antes posible. Cree que ya toca enterrar el hacha de guerra. «Que llevo siete años sin saber nada de ella. Se ha perdido todo de nosotros».

«Quiero simplemente decir que no he venido aquí a aprovecharme de la imagen de nadie. No estoy aquí por fama. Soy persona y tengo corazón. Me encantaría tener una buena relación con mi madre. Me encantaría, nunca lo he negado», afirmaba aquella noche. También manifestaba que «lo tengo más que superado. Tengo 23 años y me ha tocado vivir mucho. Imagino que es el precio que hay que pagar».