Nacho Palau jamás esperaba que tendría que escuchar que sufre un cáncer. Mucho menos que la noticia llegaría tras concursar durante tres meses enSupervivientes, aventura selvática a la que acudió para mejorar su situación económica y, por ende, su vida. El escultor ha iniciado ya un tratamiento para superar este problema de salud, el mismo que en su día venció su madre, tal y como ella misma ha contado en primera persona. Lola Medina, su progenitora, está centrada en apoyarle para que este camino sea lo más llevadero posible, al igual que otros muchos amigos y compañeros de concurso, quienes le han enviado muestras de cariño que él agradece y es que es su momento más duro.