El diestro ha sido embestido por un toro mientras lidiaba en la localidad gaditana de El Puerto de Santa María. Por suerte todo ha quedado en un susto.


Enrique Ponce ha sido herido mientras toreaba en la plaza de toros de El Puerto de Santa María. El diestro, que lidiaba junto a otras grandes figuras del toreo, como Morante de la Puebla y Pablo Aguado, se disponía a entra a matar al primer toro de la tarde cuando ha sido embestido por el astado, de nombre «Rompeolas», de la ganadería de Juan Pedro Domecq. Tras el incidente ha sufrido una fuerte voltereta y ha resultado herido, según ha informado el diario ‘ABC’.

La presencia del valenciano en la plaza causaba un enorme interés. El espacio colgaba el cartel de «no hay localidades», así que unos 5.000 espectadores han sido testigos de la cogida. El festejo había arrancado tras un minuto de silencio en memoria de las víctimas del Covid-19 y después de sonar el Himno de España. Todo parecía ir de maravilla, pero un inesperado giro del animal acabó hiriendo a Ponce. Al parecer la herida no lleva cornada, pero el impacto ha sido grande, por lo que siente fuertes molestias.

La cogida de Enrique Ponce, en las redes sociales

Minutos después de producirse el incidente, las redes sociales se han hecho eco de inmediato de la cogida. Los primeros en compartir las imágenes de su encontronazo con el toro han sido los propios asistentes a la faena.

Un enorme susto para el torero

En los primeros instantes se temió por la vida de Enrique Ponce, a quien el toro prendió por el brazo. Incluso lo tuvo entre sus astas unos segundos. Luego lo lanzó al ruedo. El de Chiva, que acaba de celebrar 30 años de trayectoria profesional, se quedó inmóvil, así que el toro no hizo además de ir a por él y, por suerte, no hubo consecuencias graves que lamentar.

Ana Soria, sentada en las gradas

Ana Soria, sentada en las gradas, ha presenciado la cogida de su novio. Un momento que ha vivido con mucho nerviosismo. La estudiante de Derecho ocupaba una barrera de la plaza muy próxima al burladero de matadores, por lo que ha sido testigo de cada detalle. 

El mensaje de Paloma Cuevas antes de la cogida de su exmarido

Por casualidad o por caprichos del destino, Paloma Cuevas, que ha sido su esposa durante 24 años, compartía un mensaje muy especial horas antes de la cogida de Ponce. La cordobesa compartía una foto de su padre, el extorero Victoriano Valencia. «Cuando era una niña recuerdo que te veía tan grande… Ahora que soy adulta te veo inmenso; por el amor que atesoras, por tu entrega con todos, por tu generosidad infinita, por tantas y tantas cualidades que siempre han sido guía de mi vida!!!» Gracias, papá…por estar en nuestras vidas💞❤️✨ Bendecidas por Dios al tenerte 💞❤️🙏🏻❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️», recordaba.

Enrique Ponce, en su mejor momento

Fue el pasado 1 de agosto cuando Enrique Ponce regresaba a los ruedos. Lo hacía con muchas ganas, triunfal, en Osuna (Sevilla) después de 99 días del forzoso parón de la cuarentena impuesta tras la crisis sanitaria del coronavirus. Un día después celebraba las tres décadas en Navas de San Juan (Jaén). En ninguna de las dos citas estuvo presente su novia. Sin embargo, la joven decidía sentarse en el tendido por primera vez el pasado lunes. Acompañada de unos amigos, la andaluza vio por primera vez a su novio en el arte de la espada y el capote. A ratos tranquila y en ocasiones algo nerviosa, su debut como ‘forofa’ del diestro fue un éxito. Disfrutó de verlo en faena.

Esta tarde, en cambio, Ana Soria ha vivido en propias carnes el enorme sufrimiento que supone ser pareja de un torero. Le ha tocado presenciar en directo una cogida, con todo lo que ello implica: nervios y un enorme sofocón. Afortunadamente todo ha quedado en un susto y podrán seguir disfrutando al máximo de su amor, como han venido haciendo desde que se destapó su idilio, hace escasamente un mes.