Desde hace varios meses Enrique Ponce y Ana Soria están desaparecidos y apenas dan pistas de su paradero, ya que ni siquiera tienen redes sociales.


Desde que Enrique Ponce y Ana Soria abandonaran las redes sociales poco se sabe de su vida en común. Han pasado cuatro meses de aquello, fecha que marcó un antes y un después en su día a día. Tras la retirada de los ruedos, Ponce está centrado en sus empresas y, de momento, sin un contrato firmado con el que volver por la puerta grande. La pandemia ha supuesto un golpe económicamente para él y retomará su pasión cuando considere que es el momento, por lo que ahora se encuentra en Almería junto a su pareja. Allí están cerca de la familia de Ana, algo que no solo hace muy feliz a la estudiante, sino también a Ponce, pues se lleva maravilla con su suegro, Federico Soria.

Foto: SEMANA

Ambos estuvieron de viaje hace muy poco en Granada, a donde viajaron en familia y donde se pudo ver a Ana y Ponce muy acaramelados. Demostraron que lejos de los rumores, viven uno de sus mejores momentos, en especial, desde que Ponce firmó el divorcio con Paloma Cuevas. Un año después de separarse de la que fue su mujer durante más de dos décadas, la pareja se ha dejado llevar todavía más y así lo demuestran las románticas fotografías que te mostramos en exclusiva en SEMANA. Más acaramelados que nunca y prodigándose un infinito amor, esta revista les ha pillado en altamar meses después de abandonar el universo 2.0.

Justo en esta época los padres de Ana pusieron el espectacular chalet en el que vivían en Almería para comenzar de cero en otro sitio. Habían sido muy felices en su casa, pero tocaba cerrar una etapa y comenzar una nueva, al igual que hizo Ponce en su momento con Ana Soria. El diestro también está volcado en uno de sus proyectos desconocidos, ‘Oye flaco’, una empresa que había mantenido en secreto hasta ahora y de la que SEMANA te ha dado todos los detalles. Su razón social es «la creación y consolidación de una banda o grupo de música y la realización de espectáculos, galas o actuaciones artísticas», lo que deja ver cuáles son sus planes a partir de ahora. Ponce ha dejado pocos flecos sueltos y ya se ha puesto manos a la obra junto a Materia Prima para que en algún momento vea la luz su disco, un trabajo que le ha hecho muy feliz. Fue hace muy poco cuando el torero hizo un cambio en esta sociedad, en concreto, incluyendo a un nuevo miembro, lo que revela que está activa y con un futuro por delante.

© Gtres.

Aunque esta no es su única preocupación en los últimos meses, también lo es la familia que él dejó en la capital. Ponce continúa pendiente de sus pequeñas e intenta protegerlas al máximo, tal y como sucedió en la Primera Comunión de Bianca. Decidió que Ana no acudiera a la celebración, ya que su separación de Paloma Cuevas estaba muy reciente y, además, sus hijas todavía no habían tenido la oportunidad de conocerla.