Mucho se ha hablado de que Alba Díaz y Vicky Martín Berrocal podrían vivir unas vacaciones algo agitadas. El motivo era la decisión de la joven de posar para una firma de lencería competencia directa de otra marca de ropa interior que patrocina su madre. Madre e hija han estado disfrutando de la vida y a todo tren en República Dominicana. SEMANA ha sido testigo en exclusiva de su regreso a Madrid y sus caras lo dicen todo.

Portando numeroso equipaje, Alba Díaz y Vicky Martín Berrocal llegaban a Madrid sin ganas de hacer declaraciones. La ex de “El Cordobés” que solamente apunto haber disfrutado mucho de estos días de descanso, esbozó una sonrisa cuando se le preguntó si entre los deseos de año, está el casarse con su chico, el empresario portugués Joao Viegas, que también ha formado parte del viaje.

Más hermética aún se pudo ver a la joven modelo que ha pasado soltera las navidades. Han sido días de reflexión y desconexión para la familia en las majestuosas playas de El Caribe, en especial para la joven Alba, al estrenar estado civil tras ver cómo su relación con el empresario Javier Calle saltaba por los aires hace algunas semanas.

Hay quien afirma que entre ellas ha surgido una pequeña fractura tras la polémica con los anuncios de ropa interior. Teniendo en cuenta que la popularidad de la joven se debe en gran medida a ser la hija del torero y la diseñadora de ropa, quizás no haya sido apropiado que Alba publicite de una manera tan similar un producto casi idéntico al que su madre ha prestado su imagen hace solo unos días. Si bien es cierto que sus públicos son distintos y que el orgullo de Vicky como madre supera todo lo demás, que el momento no ha sido el idóneo parece indiscutible.