Después de la segunda oportunidad de la pareja, adelantada en exclusiva por SEMANA, la joven ha borrado sus redes sociales.


Tal y como adelantaba SEMANA a principios de agosto, Mar Torres y Frolián han decidido darse una segunda oportunidad y han retomado su relación. Su reconciliación se ha producido un año después de que el hijo de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar y su chica tomaran caminos separados. Además, en esta segunda parte en su historia de amor han cambiado muchas cosas. En primer lugar, ambos han decidido ser más discretos que antes. Esta determinación de mantener su romance al margen de los medios de comunicación y las miradas indiscretas ha traído consigo una drástica consecuencia. Y es que la madrileña ha borrado de un plumazo su cuenta de Instagram.

Mar borra su perfil de Instagram

Para disgusto de los más de 65.000 followers que seguían sus pasos, la joven ha cerrado sus redes sociales. Ella, que tanto alardeaba en el universo online de sus viajes, su vida de lujo, sus retoques estéticos o sus citas con amigas, ha pasado al ostracismo más absoluto. De la ‘instagrammer’ de antaño que deleitaba a sus fans con sus últimas adquisiciones en alta costura o rompía a llorar en directo en Stories, -presa de los nervios tras recibir críticas de su propia familia-, ya no queda ni rastro. Mar ha optado por comportarse de acuerdo a lo que se espera de alguien que forma parte, de alguna manera, del selecto entorno de quien ocupa el cuarto puesto en la línea de sucesión al Trono de España.

Tanto Mar como Froilán lo tienen claro: es mejor tener un perfil bajo y vivir su romance como siempre han deseado, ajenos a las miradas indiscretas. Quizás sea el mejor salvoconducto para que su amor salga a flote. Tienen mucho por lo que luchar. Porque aunque su noviazgo comenzó siendo apenas unos adolescentes, lo cierto es que estuvieron juntos durante seis años. Ahora toca hacer borrón y cuenta nueva. Y emprender un nuevo camino sin interferencias como las redes sociales, que tanto ha expuesto su noviazgo públicamente.

Cabe destacar que una de las últimas publicaciones de Mar Torres en Instagram, la joven compartía con sus simpatizantes su viaje a Medjugorje, en Bosnia-Herzegovina, un lugar de peregrinación en el que aseguraba haberse convertido en una devota de la Virgen María. Puede que este giro hacia una faceta más espiritual haya ayudado a la estudiante a dar carpetazo a sus redes sociales.

Froilán y Mar Torres se conocieron mientras estudiaban en un internado en Sigüenza (Guadalajara) siendo unos adolescentes. Fue en este entorno estudiantil donde se enamoraron y comenzaron su relación. Una relación que se dio a conocer poco después, cuando se les vio juntos en un concierto. Desde entonces se convirtieron en inseparables. estaban muy enamorados, según ha contado la propia Mar, pero en abril de 2020 se supo que habían roto definitivamente.

El gesto con el que Froilán apoyaba a Mar en su peor momento

Tras la ruptura no se les volvió a ver en actitud cariñosa, aunque han coincidido en infinidad de ocasiones. Los dos estudian en el centro americano CIS de Madrid (Froilán cursa Dirección y Administración de Empresas y Mar Torres, Marketing) y tienen muchísimo amigos en común. Por ello nunca han perdido la cercanía y el buen trato. prueba de ello es que Froilán no dudó en apoyar públicamente a Mar hace unos meses cuando apareció rota en llanto en las redes sociales tras haber recibido duras críticas por posar en ropa interior.

Mar Torres es la nieta del fundador de la empresa de embutidos El Pozo. Es, por tanto, miembro de una de las familias más ricas de España. Esto explica el interés que desde el minuto uno ha despertado como personaje de los medios. Un tirón que ella supo explotar muy bien, pues gestionaba sus redes sociales con gran saber hacer. Ahora todo lo que ha aprendido en su fugaz faceta como ‘influencer’ es parte del pasado. A sus 23 años, ha ganado la madurez suficiente como para apostar a caballo ganador: su romance con Froilán de Marichalar.