Carla Barber este fin de semana tenía previsto impartir un curso médico a 15 alumnos, por el que se desembolsaría una gran cantidad de dinero.


La aparatosa e inesperada caída de Carla Barber ha truncado todos los planes que tenía previstos para los próximos días. Si bien su escapada a la nieve junto a Diego Matamoros prometía ser un viaje idílico, finalmente ha terminado siendo una pesadilla. La canaria ha tenido que ser intervenida quirúrgicamente tras su romperse la tibia, una operación que le aleja de su trabajo al frente de las clínicas que llevan su nombre. En ellas, cada día realiza diferentes tratamientos estéticos como engrosar los labios, cambiar el aspecto de la nariz con ácido hialurónico o rasgar los ojos con hilos tensores, no obstante, esto no es lo único que le proporciona altos beneficios. Además de tener una agenda repleta de pacientes, Carla también enseña a aquellos que quieren aprender junto a ella, un curso que tenía pensado dar este viernes 15 y sábado 16 de enero en sus clínicas. Debido a su estado no podrá impartirlo, por lo que renunciará, por el momento, a una gran cantidad de dinero. Y es que este curso médico en el que debía haber 15 alumnos cuesta 2.000 euros más IVA, lo que supondría un total de más 30.000 euros para Carla por casi 13 horas de trabajo.

Redes sociales

Poco a poco y a base de mucho esfuerzo, Carla ha conseguido crear un imperio que le permite tener un alto nivel de vida. Ella misma lo muestra en su perfil de Instagram, donde incluso sortea bolsos de lujo o un sueldo entre sus seguidores, dos formas de hacer felices a sus followers y que reflejan que su economía marcha de maravilla. A pesar de que todavía se desconoce a cuándo emplazarán este curso médico, lo cierto es que en la página web de su clínica aparece una segunda fecha para el mes de febrero, por lo que muy pronto Carla Barber podrá volver a ejercer de profesora. De momento, tendrá que centrarse en su recuperación y confiar en su equipo de trabajo, el cual le ayudará en su ausencia a que todo marche como hasta ahora.

Pero, ¿por qué tienen un precio tan alto estos cursos bajo la firma de Carla Barber? Son pocas horas junto a ella, pero la doctora estética intenta condensar todos sus conocimientos para que sus alumnos salgan de su clínica sabiendo lo máximo posible. Para ello, es necesario que acudan con un paciente que ellos mismos elijan previamente para las prácticas, a quien pincharán y realizarán varios cambios en su rostro. La propia Carla lo ha hecho con algunos de sus familiares, entre ellos, su pareja Diego Matamoros, su madre, Rosa Barber, quien ejerce como mano derecha de la canaria o su hermana Claudia, a la que está muy unida, a pesar de vivir a cientos de kilómetros la una de la otra.

Redes sociales

Con varias clínicas, una en Madrid, situada en un espectacular palacete, otra en Canarias y otra en Valencia, esta joven de 30 años ha logrado con talento y esfuerzo convertirse en una de las doctoras estéticas más solicitadas en nuestro país tanto por anónimos como por rostros conocidos. Por sus manos han pasado famosas como Marta López, Kiko Matamoros, Laura o María Pombo, siendo otros muchos nombres los que no dudan en ir a visitarla para lucir un rostro perfecto.