Su chica, Carla Barber, se encargó que la celebración saliera a la perfección y su padre, Kiko Matamoros, no quiso perderse la velada.


Diego Matamoros es un hombre nuevo, o al menos así se muestra en sus redes sociales. El hijo de Kiko Matamoros está pasando por una dulce etapa después de haber comenzado con los trámites de divorcio de Estela Grande y gracias a su nueva relación con Carla Barber.

Enamorado y feliz, el televisivo sopla las 34 velas en uno de sus mejores momentos. Y como no podía ser de otra forma, ha celebrado a lo grande su cumpleaños para festejar que sigue viviendo la vida junto a los que más quiere. Su padre y su chica, Marta López, así como un grupo flamenco, han hecho las delicias de una velada de lo más amena.

Hace algún tiempo, tanto Diego como Kiko Matamoros se paseaban por los platós de Mediaset para hablar de su mala relación. Sin embargo, sus idas y venidas han quedado atrás y ahora recuperan el tiempo perdido disfrutando de divertidos momentos juntos. La prueba de que mantienen una estrecha sintonía es la felicitación que le ha dedicado el colaborador de ‘Sálvame’ a su vástago: «Mi @diegomatflo me cumple 34. Espero que dentro de 30 se haya hecho un hombre recto«. A esto, le acompañaba un comentario de Marta López en el que dejaba claro que había sido ella la fotógrafa y evidenciaba lo bien que se llevaba con los hijos de su chico.

Carla Barber no podía faltar en el día más especial de Diego

«Esperando al rey de la noche«, decía la cirujana minutos antes de que Diego Matamoros hiciera su entrada triunfal en el local en el que había citado a su círculo más cercano para celebrar su cumpleaños. Con un look de infarto, la que fuera concursante de ‘Supervivientes’ mostraba su lado más sensual y no dudaba en compartir detalles de la fiesta a través de sus redes sociales.

En ellas hemos podido ver lo unido que están y han vuelto a dar rienda suelta a su pasión, tal y como hacían hace unas semanas en su primera escapada romántica a Ibiza. Por entonces, la pareja no escatimaba en lujos y, junto a un grupo de amigos, se instalabano en una impresionante villa de 630 metros cuadrados que lleva el nombre de ‘Villa Valeria’ y que está ubicada en Cap Martinet. Y es que durante esas vacaciones tuvieron tiempo para todo: desde disfrutar del mar a bordo de un barco, pasando por hacerse la manicura a juego, hasta bailar de la forma más sensual posible. «Y cuando creías que nada te podía sorprender, de repente el amor más sincero y puro«, resaltaba Diego Matamoros, que está completamente prendido de su chica.

Una vez más, y con el contexto del cumpleaños del hijo de Kiko Matamoros, la pareja ha vuelto a hacer hincapié en que han emprendido un nuevo proyecto de futuro juntos. El joven ha vuelto a rehacer su vida y tiene a su familia a su lado, su gran sueño.