Diego Matamoros está triste, no supera los varapalos que la vida le ha dado este verano y se refugia en su hermana Laura para encontrar algo de paz. Sus preciosas palabras de agradecimiento por ayudarle en tan duros momentos


Diego Matamoros ha descubierto en sí mismo unos sentimientos que creía imposibles. Desde hace unas semanas, el hijo de Kiko Matamoros ha entendido que se le escapa el control de una vida que antes creía bien atada. Rompía su relación con Carla Barber después de un año de una historia de amor intensa que le ha dejado con el corazón tocado. Él buscaba una reconciliación, pero todo se ha quedado en amistad tras comprobar que la médico esteticista ha encontrado el amor de nuevo en brazos de otro chico. Una noticia agridulce que llegaba justo cuando firmaba los papeles del divorcio de Estela Grande, su ya exmujer, que también ha rehecho su vida. Ahora, Diego Matamoros se ve solo, al menos en el amor, porque sabe que en realidad no está solo, pues cuenta con una de las mejores compañeras de vida: su hermana, Laura Matamoros. Y a ella es precisamente a quien le ha dedicado las palabras más emotivas.

Este verano está siendo especialmente duro para Diego Matamoros, que se ha refugiado en su familia en tiempos convulsos. El año pasado fue duro al no contar con su hermana como apoyo, al vivir enfrentados hasta que el coronavirus forzó que acercasen posiciones. Una alegría de la que ahora no se arrepiente y que le ha hecho dedicarle unas emotivas palabras a su fiel compañera de vida, la que siempre ha estado a su lado, la que mejor le entiende, la que sabe por lo que ha pasado a lo largo de los años y que sabe a la perfección cómo se siente ahora, algo perdido, pero agradecido por la lección que está aprendiendo, aunque sea a base de golpes y sobresaltos de los que aún trata de hacer una lectura correcta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Diego M. Flores (@diegomatflo)

“Mi familia, lo verdaderamente importante, lo que queda después de todo, confidentes de lo más íntimo y ayuda en los momentos importantes”, escribe un melancólico Diego Matamoros como acompañamiento a una fotografía en la que posa junto a su hermana en la playa. Una foto actual, pues en ella Laura Matamoros aparece embarazada de su segundo hijo con Benji Aparicio, quien también tiene un hueco destacado en el concepto que Diego entiende como “familia”, pues también le incluye en las instantáneas en las que se ha puesto tierno. “Brindo por ti, por nosotros, porque pase lo que pase siempre estaremos, por lo que estáis creando de nuevo juntos, por la vida y por lo afortunado que me siento de ser parte de ello”, le dedica Diego Matamoros a su hermana y a su cuñado. Laura ya le ha respondido: “Qué bueno teneros”.