El día en el que Rocío Jurado vio a Fidel Albiac por primera vez fue en el piso de Rocío Carrasco. Sin embargo, ella no estaba y él estaba en ropa interior.


Antes y después del relato de Rocío Carrasco en ‘Rocío. Contar la verdad para seguir viva’ varios miembros de la familia han roto su silencio. Uno de ellos, Raquel Mosquera, quien durante muchos años fue conocedora de todo lo que sucedía en el clan Jurado. La empresaria se confesó con SEMANA en el año 2016, unas memorias exclusivas que ahora vuelven al presente con la docuserie de Mediaset de la que todo el mundo habla. A pesar de que son muchos los ‘satélites’ de los que se ha hablado en los seis primeros capítulos, hay un hecho que llama poderosamente la atención y este tiene que ver con Fidel Albiac. Justo el día en el que la artista y la pareja de su hija se conocieron, sobre todo si se tiene en cuenta un detalle: él solo estaba en ropa interior.

Gtres

Según su relato, fue una amiga de Rocío la que le dijo a la cantante que había un hombre en casa de su hija. «Llegó allí cuando solo estaba la niñera que había sucedido en el puesto a la tata Mari Cruz y Rocío estaba en televisión con María Teresa Campos. Entró la cantante sin que le pudieran cortar el paso, según explicó la niñera que avisó por teléfono a otro miembro del servicio: «Está aquí la Jurado». Los nervios se apoderaron de los presentes, sin embargo, eso no frenó ni un ápice a la artista. Así lo prueba que Rocío Jurado comenzara a abrir todas las habitaciones del piso que había alquilado su hija en El Encinar de la Moraleja. «Hasta que encontró la de Rocío. «¿Por qué está cerrada esta puerta?», preguntó para después de empezar a golpearla. Así siguió según me contaron hasta que abrió Fidel, en ropa interior y Rocío Jurado le saludó con un «¿Tú que haces aquí?», a lo que su interlocutor cuentan que respondió «eso pregúntaselo a tu hija». Y se quedó allí pese a la tensa escena».

Entonces, Raquel mantiene que Rocío Jurado puso el grito en el cielo y que llamó al servicio de su hija para reprocharle que no le hubieran advertido de la presencia de Fidel. Tras este revuelo, Rocío Carrasco le prometió a su madre que Fidel abandonaría la vivienda, siendo poco después cuando se alojó en un hotel de Plaza Castilla, una versión que le explicó con detenimiento la propia Jurado a su ex. «Rocío Jurado se lo contó después a Pedro, a quien le habían llegado algunos detalles del asunto (…) Que Rocío viviese con Fidel no tenía ni pies ni cabeza para Pedro, que lo poco que logró decirle a su hija según me contó fue que ella tenía su casa, sus niños, personas para ayudarla a cuidarles, sus padres y que debía de poner sus pautas. Le pidió que fuese con tiempo, poquito a poco, y que no le metiese de golpe a vivir con ella», aseguró Raquel Mosquera a esta revista.