Nacho Vidal declaró cinco horas después de la muerte del fotógrafo, José Luis Abad. Te damos todos los detalles sobre su declaración.


Nacho Vidal, detenido por homicidio imprudente’. Este titular corrió como la pólvora en los medios de comunicación a comienzos del mes de junio. El actor de cine para adultos acaparó todas las miradas entonces, pues había sometido a un fotógrafo a un rito chamánico para ayudarle a superar la adicción a las drogas, pero este en pleno rito murió. La víctima era José Luis Abad y terminó falleciendo después de que se le sumistrara un veneno obtenido del sapo bufo que le provocó un infarto de miocardio. Su detención tuvo lugar el pasado jueves, aunque tanto Nacho como otra dos personas fueron puestas en libertad provisional después de haber comparecido en el Juzgado de Instrucción número 2 de Xàtiva (Valencia). Una semana después de que se hiciera público el problema judicial al que se enfrentaba Nacho Vidal, se ha descubierto cuál fue su declaración a la Guardia Civil en las cinco horas posteriores a que muriera José Luis Abad.

«José Luis comenzó a consumir una sustancia de medicina ancestral que se fuma. Nada más darle la primera calada, se desploma y le sujeta», comienza diciendo en la declaración a la que ha tenido acceso ‘El programa de Ana Rosa‘. «Se quedó tenso, con las extremidades agarrotadas y empezó a ponerse azul, así que empecé a hacerle el boca a boca y le eché agua en la nariz con una jarra de plástico», aseguró el actor. Sin embargo, la actuación de las tres personas que estaban presentes, según las investigaciones realizadas, no habría sido tan rápida. «Cuando Nacho Vidal está viendo las convulsiones y el sufrimiento de José Luis, él sigue con normalidad el ritual que había iniciado minutos antes y es al final, cuando ya estaba fallecido José Luis, cuando hace una especie de movimiento en su pecho», dicen.

Nacho Vidal

De hecho, Nacho señaló en su declaración el momento en el que decidieron llamar a emergencias con el fin de salvar la vida a José Luis Abad. «Conseguí estabilizar un poco a José Luis y durante un momento se veía que volvía a respirar, pero a continuación volvió a no hacerlo y llamamos al 112«, comenta. Cuando llegaron los sanitarios la víctima estaba en parada cardiorrespiratoria, por lo preguntaron a Nacho Vidal qué sustancia había consumido el fotógrafo. «Veneno de sapo Bufo Alvarius  DMT, con una pipa de cristal», dijo.

No obstante, una de las grandes incógnitas en la investigación era quién había sido la persona que le había suministrado esta peligrosa sustancia al prestigioso fotógrafo, José Luis Abad. Aunque el entorno de Nachos señaló que era la víctima quien la portaba, las grabaciones de la vivienda, propiedad de Nacho, podrían revelar lo contrario.

La primera entrevista de Nacho Vidal

Poco después de que se conociera su detención, Nacho Vidal se confesó en ‘Todo es mentira‘, donde se mostró muy indignado con las informaciones que se habían filtrado sobre él. «Es categóricamente falso que me hayan quitado el pasaporte y que me hagan firmar cada 15 días. (…) Puedes decir que estoy imputado, vale, que hay una investigación, vale, murió una persona en mi casa y yo estaba ahí, es normal. Pero que de eso se saque una noticia tan sucia y tan rastrera usando fotos de la Guardia Civil, que no sé quién ha filtrado, y mentir sobre un caso en el que ha muerto una persona, no», espetó el actor.

Entonces, desveló que estaba muy afectado tras la muerte de su amigo y, además, a través de un comunicado, dijo que todo había sido un desgraciado accidente, por lo que pidió respeto en un momento tan difícil para el círculo del fotógrafo.

SEMANA habló con el entorno del actor

Su círculo se mostró muy sorprendido con la noticia y es que la muerte de José Luis en un principio se creyó que era accidental. Se produjo hace once meses en la casa que Nacho Vidal posee en Enguera (Valencia) y tras varios meses de investigación se ha detenido a Nacho y a sus supuestos cómplices, una detención que iba a tener lugar en el mes de marzo, pero que se retrasó por el estado de alarma. Esta fuente que, prefiere no revelar su identidad, nos transmitió su asombro: «Yo no me imaginaba esto, ni mucho menos». Eso sí, nos confiesa que era muy común que Nacho Vidal ofreciera este tipo de ritos a amigos y conocidos: «Me ha invitado mil veces a este tipo de ritos, pero nunca he ido. A mí y a mucha gente». De hecho, este testimonio de SEMANA apuntaba exactamente al mismo rito que supuestamente terminó quitándole la vida a este fotógrafo, el del sapo bufo.

En este tipo de ritos, según revelan a este medio, toman este alucinógeno tan potente en una ceremonia de sanación, cuya duración suele ser de entre 15 o 20 minutos. Los propósitos suelen ser curativos y consiste en fumar la bufantoína en una pipa de cristal, sin embargo, llega a producir en ocasiones cambios en el cuerpo como la taquicardia, la pérdida del conocimiento o incluso la muerte, tal y como le sucedió a José Luis Abad.