Siete años después de la muerte de la duquesa de Alba, un cuadro que formaba parte de su patrimonio aparece en la Lotería Nacional de Navidad.


El Museo del Prado adquirió en el año 2016 una de las obras más bellas de la Casa de Alba. Por 18 millones adquirieron ‘La Virgen de la Granada’, pieza de Fra Angelico que estaba en un excelente estado de conservación y que en la actualidad aparece en el décimo de Lotería Nacional de Navidad. Este año es la imagen escogida por Loterías y Apuestas del Estado para ilustrar los boletos de unos de los sorteos más tradicionales en España. Año tras año ha incluido escenas religiosas, sin embargo, ninguna estaba relacionada con la duquesa de Alba. Era la obra maestra de la colección de Cayetana de Alba y, aunque estaba en el Palacio de Liria, tras su muerte cambió de paredes. Ahora se encuentra expuesta el público y en su día fue tremendamente reconocida por artistas de la talla de Leonardo Da Vinci y Sandro Botticelli.

El entonces presidente del Museo del Prado, Pedro Pérez-Llorca, comentó que era una ganga y que el precio obtenido era excelente. «Una gran operación a un precio mejor que bueno», dijo el experto. Y es que había sido tasado por 40 millones de euros, aunque no se ofreció a ningún otro posible comprador. Esta operación copó en su día titulares, a pesar de que la Casa de Alba guardó absoluto silencio sobre la venta de esta joya tan preciada que, a día de hoy, está presente en miniatura en muchos hogares españoles. Aunque para muchos ha pasado desapercibido este detalle, lo cierto es que quién sabe si podría traer suerte a más de uno.

Justo esta venta permitió que el Museo del Prado recibiera también por parte de la familia, eso sí, como donación, una tabla de predela que se restauró y que en su día fue obra de Fra Angelico. Esta tradición en la Sociedad Estatal de Loterías comenzó en el año 1960, lo que lo convierte en una estela histórica. Cada año se reparten más de 100.000 décimos con estas insignias tan representativas, siendo este año la obra de Angélico la escogida para traer suerte. Corresponde a la primera mitad del siglo XV y su significado es doble. Está relacionada con la castidad y, además, prefigura su muerte y resurrección.

A pesar de que para muchos es solo una anécdota, lo cierto es que para la familia de la duquesa de Alba es cuanto menos muy llamativo. Lo que un día formó parte de su patrimonio, ahora está presente en los décimos que pueden cambiar la vida a más de un ciudadano, lo que hace esta imagen todavía más especial. Solo debes mirar con atención tu lotería de Navidad para analizar la imagen que esconde, pues no solo está relacionado con la duquesa de Alba, sino que además posee una gran belleza. Cargado el décimo este año de curiosidad, SEMANA te detalla la inesperada unión en la que hasta ahora nadie había reparado.