Melania Trump lo ha vuelto a hacer. Por enésima vez, la exmodelo ha rechazado la mano de su marido en público, dejándole en evidencia delante de todos. Una puede ser un error, dos un despiste, pero tantas veces… ¡Vea el vídeo!


El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y su esposa, la exmodelo Melania Trump, forman una peculiar pareja. No es común verles realizando gestos de afecto o complicidad en público, muchas veces una actitud reprochada a ella por parte de los medios de comunicación, que subrayan su frialdad a la hora de tratar a su marido en público. Un fuerte carácter del que ha vuelto a hacer gala la primera dama de los Estados Unidos, que ha vuelto a rechazar con contundencia la mano de su marido cuando este trataba de dársela para ayudarle a bajar las escaleras del avión. Un brusco gesto que ahora está en boca de todos y que se ha convertido en todo un fenómeno viral en las redes sociales por los comentarios jocosos que despierta.

Son muchos los que se han puesto del lado de Melania Trump, al considerar que no necesitaba la mano de su marido al tenerla ocupada ya con un exclusivo bolso que llevaba, valorado en miles de dólares. ¿Quién podría soltarlo? Pero no todo han sido bromas, dado que otros usuarios ha destacado la fealdad del gesto de la esposa de Donald Trump, más allá de la figura del presidente más polémico de los últimos tiempos.

Por muy mal que se lleven en la intimidad, están desempeñando un papel institucional cuando se presentan frente a las cámaras. Incluso en esta ocasión, cuando bajaban de su jet privado, el famoso Marine One, para pasar unos días en el club de golf del presidente en Nueva Jersey. Aunque sea un acto de índole privada, al haber prensa, siguen siendo el matrimonio presidencial y esos gestos de Melania Trump al rechazar a su marido en público no dan buena imagen. Y el problema está en que no es la primera vez, sino la enésima que hace lo mismo, por lo que la versión de que ha sido por equivocación o que se ha malinterpretado el vídeo ya está demasiado trillada como para creérselo. Vea el vídeo del momentazo del que todo el mundo habla.