Desde los 17 años, el ilusionista británico padece la enfermedad de Crohn.


Después de un tiempo de preocupación por parte de sus seguidores, Steven Frayne, más conocido como el mago Dynamo, ha reaparecido. Se ha dejado ver cerca de las inmediaciones de su hogar situado en la zona norte de Londres. El pasado mes de marzo, el británico, de 37 años, confesaba que estaba sufriendo los síntomas propios del coronavirus. Una confesión que ocasionaba un importante malestar debido a que forma parte de un grupo de riesgo ya que padece la enfermedad de Crohn. Posteriormente, el ilusionista -uno de los más reconocidos del planeta- confirmaba que había dado positivo en Covid-19.

Se trata de la primera vez en la que se ha dejado ver desde que comenzó a luchar contra los síntomas graves del coronavirus. Su aspecto era saludable y acudía a hacer la compra a un establecimiento. El célebre mago se infectó en Covid-19 el pasado mes de marzo, desde entonces se aisló en su hogar. Él mismo admitió en su perfil de Instagram que sus síntomas  -una tos persistente, fiebre y muchos dolores y molestias- se habían visto agravados por la enfermedad de Crohn que padece, una afección inflamatorio intestinal, que le diagnosticaron en plena adolescencia, cuando tenía 17 años.

El pasado jueves, el británico realizaba su primera salida al exterior que era fotografiada y de la cual se han hecho eco los medios ingleses. Con un look casual compuesto por pantalones negros, chaqueta azul con cremallera y una gorra de béisbol verde, acudió a un establecimiento de alimentación donde debió esperar su turno para entrar y cumplir, así, con las medidas de seguridad. Esta salida se produce cuando ya ha superado el virus y ha guardado las dos semanas de cuarentena que establece la Organización Mundial de la Salud.

El mago Dynamo ha hecho partícipes a sus seguidores de cómo ha vivido este duro episodio en su vida. Y es que su caso se presentó como leve, pero finalmente se vio agravado por su enfermedad, las últimas semanas ha pasado mucho tiempo en la cama, aislado y haciendo caso a todas las recomendaciones médicas. «Ahora definitivamente me siento con mucho mejor ánimo. Todavía un poco loco, así que me disculpo por mi voz ronca en este momento», afirmaba.

Asimismo, ha querido mandar un mensaje alentador a sus seguidores con el objetivo de que no dejen pasar el ahora y disfruten de la vida al máximo: «Creo que todo el mundo lo está pasando ahora. Y creo, en todo caso, de alguna manera nos muestra que no debemos dar las cosas por sentado y debemos aprovechar al máximo los momentos por los que pasamos», indicaba. Añadía que durante este tiempo de confinamiento esperaba que todos ellos aprovechen para reflexionar: «Traten de ser positivos y usar este tiempo sabiamente».

Forma parte de un grupo de riesgo

Debido a su enfermedad de Crohn, él sabe bien lo que supone permanecer tiempo aislado.  Revelaba que cuando sufrió un duro capítulo en esta enfermedad que se juntó con una intoxicación alimentaria, los médicos creyeron que era contagioso y no le permitieron el contacto con otras personas. «Así que estuve literalmente solo con mi imaginación durante un par de semanas. Y esto fue hace un par de años. Ahora, ya sabes, lo estoy haciendo de nuevo como todos los demás en el país y en todo el mundo», reconocía.

La enfermedad de Crohn ha hecho que en los últimos años cancele diversos compromisos profesionales, incluso, tuvo que hacer un parón en su vida pública hace cinco años para luchar contra esta afección. Se trata de una enfermedad crónica que causa inflamación e irritación en el tubo digestivo. Lo que provoca diarrea intensa, dolor abdominal, fatiga, desnutrición… Por el momento, no existe cura.

La pandemia del coronavirus sigue azotando con fuerza al mundo y castigando considerablemente a Reino Unido donde han fallecido más de 30.000 personas y se han infectado más de 200.000. El primer ministro británico, Boris Johnson, ha superado el temido virus y llegó a estar muy grave. «No puedo agradecerles lo suficiente. Les debo mi vida», afirmaba tras su recuperación en agradecimiento al personal sanitario. 

La realeza británica también ha sufrido la enfermedad. El príncipe Carlos no podía más que emocionarse al confirmar que se había recuperado: «Después de haber pasado recientemente por el contagio del coronavirus, afortunadamente con síntomas leves, ahora me encuentro en el otro lado de la enfermedadpero todavía en un estado de distancia social y de aislamiento general. Como todos estamos aprendiendo, esta es una extraña, frustrante y a menudo estresante experiencia, cuando ya no es posible la presencia de familiares y amigos y las estructuras normales de nuestra vida han cambiado de repente».