El as de la NBA y su hija, fallecidos hace dos semanas en un accidente de helicóptero, han recibido sepultura en California.


Dos semanas después de perder la vida en un accidente de helicóptero, Kobe Bryant y su Gianna Bryant han recibido sepultura en la más estricta intimidad. Padre e hija han sido enterrados en una ceremonia privada celebrada en California el pasado 7 de febrero. Así lo han confirmado los certificados de defunción que han visto la luz esta semana.

Un entierro privado

Varios medios estadounidenses se han hecho eco de que el ex jugador de la NBA y su hija ya han sido enterrados. Un entierro privado, al que solo han asistido familiares y amigos, y que fue oficiado el pasado viernes. El servicio tuvo lugar en el Pacific View Memorial Park, en la localidad californiana de Corona del Mar, en California.

«Vanessa y el resto de la familia quería una ceremonia privada para llorar su muerte», ha asegurado una fuente cercana a ‘Entertainment Tonight’. «Ha sido extremadamente duro para todos y sigue siendo difícil para ellos el procesar que han perdido a estas dos hermosas almas», detallaba.

Su viuda: «Necesito ser fuerte»

Su viuda, Vanessa Bryant, ha desvelado que el próximo lunes 24 de febrero se organizará un homenaje para su marido y su niña. La elección del día coincide con el número de dorsal de Kobe (era el 24) como con el de Gianna, que usaba el 2 (el mes de febrero).

En una desgarradora confesión en su cuenta de Instagram, Vanessa Bryant ha explicado cómo está viviendo su dolorosísimo duelo. «He sido reacia a expresar mis sentimientos en palabras. Mi cerebro se niega a aceptar que tanto Kobe como Gigi se hayan ido. No puedo procesar que ambos no estén al mismo tiempo. Es como si estuviera tratando de procesar la desaparición de Kobe, pero mi cuerpo se niega a aceptar que mi Gigi nunca volverá a mí», escribía, junto a un vídeo de su marido y su pequeña.

«Me doy cuenta de que necesito ser fuerte y estar aquí para mis tres hijas. No estoy con Kobe y Gigi, pero estoy agradecida de estar aquí con Natalia, Bianka y Capri. Sé que lo que siento es normal. Es parte del proceso de duelo. Solo quería compartirlo en caso de que haya alguien por ahí que ha sufrido una pérdida como ésta», ha descrito.