La cantante y el actor estuvieron comprometidos en 2002 y rompieron su relación en 2004 tras posponer su boda durante meses.


Tras varios meses de rumores sobre una posible crisis sentimental, el pasado 15 de abril, Jennifer López y Álex Rodríguez lanzaban un comunicado conjunto confirmando su separación tras dos años de compromiso. La ya expareja aseguraba entonces que se habían dado cuenta de que funcionaban mejor siendo mejores amigos y recalcaban que siempre se apoyarían mutuamente en sus respectivos negocios y proyectos compartidos. Semanas después de esta noticia, la cantante y actriz ha encontrado refugio en Ben Affleck, quien se está convirtiendo en su mayor apoyo durante esta difícil etapa sentimental por la que está atravesando.

GTRES

Tal y como recoge la revista ‘People’, Jennifer López y Ben Affleck han sido vistos saliendo juntos por Los Ángeles después de la reciente separación de la actriz. Según publica la revista mencionada, fue el actor quien visitó a la interprete de ‘On The Floor’ a su casa para pasar una agradable velada con la que fuera su pareja años años. Sin embargo, una fuente cercana a ambos ha insistido al medio estadounidense que tan solo se trata de una amistad. «Son muy amigos, siempre lo han sido y se han estado viendo durante años», cuentan.

Cabe recordar que Jennifer López y Ben Affleck estuvieron comprometidos en 2002 y llegaron a protagonizar ‘Jersey Girl’ y ‘Gigli’ juntos. Sin embargo, un año después de la pedida de mano, los dos actores tomaron la decisión de aplazar su boda y finalmente rompieron su relación en enero de 2004. Pese a haber tomado caminos por separado, lo cierto es que ambos han continuado manteniendo una buenísima relación hasta el punto en el que el exmarido de Jennifer Garner se han convertido en uno de sus principales apoyos a lo largo de todos estos años. De la misma, lo cierto es que el actor estaría entendiendo por lo que estaría pasando su amiga puesto que después de un año de relación, tanto él como Ana de Armas tomaron la decisión de poner punto y final a su relación.

«Nos hemos dado cuenta de que somos mejores amigos»

Gtres

Después de cuatro años de relación, dos de ellos comprometidos, Jennifer López y Álex Rodríguez compartían un comunicado conjunto en el que anunciaban su separación. «Nos hemos dado cuenta de que somos mejores amigos y esperamos seguir siéndolo. Continuaremos trabajando juntos y apoyándonos mutuamente en nuestros negocios y proyectos compartidos. Deseamos lo mejor para nosotros y para nuestros hijos. Por respeto a ellos, el único comentario que tenemos que decir es gracias a todos los que han enviado palabras amables y apoyo», rezaba el mismo.

Una decisión que llegaba tras meses de especulaciones sobre una posible infidelidad sobrevolando por la pareja. Además, también llegaba semanas después de que fuentes cercanas a los dos tortolitos comentaban a ‘People’ que hacían vidas por separado. Lo cierto es que las informaciones que apuntaban a una posible infidelidad de Rodríguez hacia la actriz habrían propiciado que se truncaran los planes de futuro de la pareja. En concreto, Madison LeCroy, una de las participantes del reality ‘Southern Charm’, salió a la palestra para confirmar que había mantenido un romance secreto con el deportista. “Hemos hablado por teléfono, esa es la verdad, pero nunca ha habido nada físico», explicaba la joven.

Gtres

Su relación no era del color de rosa. «Han tenido altibajos durante casi tres meses. Ellos han intentado mantenerse tranquilos y calmados por los niños pero todos sabíamos que no iba a funcionar. Se iban a comprar una mansión y al final no ocurrió. Todos sus amigos en Miami conocían los problemas de la pareja», contaba una fuente cercana a la pareja a ‘People’ hace unos meses.

Además de la sombra de infidelidad, los problemas de la pareja parece que fueron incrementando a raíz de la situación de emergencia sanitaria. En concreto, tal y como cuenta la revista estadounidense, tanto Jennifer López y Álex Rodríguez comenzaron a ir a terapia debido a las continuas discusiones que protagonizaban durante la cuarentena. La pandemia trastocó sus planes de boda y la cantante no dudaba en reconocer que durante estos meses habían tratado de intentar trabajar en su relación.