Mientras su círculo permanece en silencio, Carlo Costanzia ha querido dar la cara a golpe de comunicado. El hijo de Mar Flores ha roto su silencio tras la exclusiva de SEMANA, reconociendo los hechos y asegurando que, por su parte, no ha existido la más mínima intención de engañar. Según ha podido saber esta revista, al actor se le acusa de un presunto delito de estafa continuada, por el que se enfrenta a 9 años de prisión. En concreto, a él y a su socio se les reclama haber estafado miles de euros a través de un negocio de compraventa de coches de alta gama, aunque él mantiene que ha sido víctima de un engaño. Horas después de que esta información viera la luz, el joven de 30 ha dado sus primeras declaraciones a través de su equipo legal. A continuación te mostramos su mensaje de forma íntegra:

Que el verme implicado en dicha causa obedece a la utilización de una sociedad de la que soy administrador en un negocio que entendía lícito.

– Que, en ningún momento ha habido la más mínima intención de engañar o causar daño económico a ninguna persona.

– Que toda responsabilidad económica derivada de dicha causa ha sido reparada y satisfecha íntegramente, encontrándose la misma consignada en el juzgado.

– En orden a zanjar este desagradable episodio, todas las partes implicadas han llegado a un acuerdo que han trasladado al juzgado, encontrándose pendiente su ratificación

Carlo así mantiene que quiere arreglarlo y llegar a un acuerdo con todas las partes implicadas en este asunto del que SEMANA tiene todos los detalles. A él y a su socio se les acusa de haber estafado 92.900 euros, siendo cinco los denunciantes que le han querido llevar a los juzgados, aunque todavía no se conoce ninguna resolución. Este medio ha podido saber en exclusiva que este mes deberá de conocerse cuál es el final de este problema legal que hasta ahora era desconocido. Si quieres saber todos los datos de esta historia debes correr a tu kiosco y comprar el último número de SEMANA y es que son muchos los flecos a descubrir por los lectores.

Carlo está evitando sentarse en el banquillo y agotará todas las posibilidades para ello, aunque no es el único problema que ha llegado a su puerta. Está siendo investigado por presunta falsificación de un documento público, aunque sobre esto ha preferido no mojarse en el comunicado que acaba de emitir su equipo legal. De momento, ni Mar Flores ni tampoco Javier Merino han dado explicaciones al respecto. Solo este último aseguró frente a las cámaras desconocer los hechos, no obstante, nada más lejos de la realidad. El empresario llamó a uno de los afectados para decirle que le iba a pagar, tal y como ha podido saber esta revista, lo que desmiente su versión.