El recuerdo más emotivo de Carla Vigo, sobrina de la Reina Letizia, a su madre fallecida

Carla Vigo, la sobrina de la Reina Letizia, no se olvida de su madre y está dispuesta a mantener su recuerdo vivo en sus redes sociales. Así lo ha hecho una vez más en su perfil de Instagram, donde ha compartido una tierna imagen junto a su madre

Carla Vigo Ortiz, la sobrina se la Reina Letizia, ha querido reservar un hueco de sus perfiles públicos en las redes sociales para recordar a su madre, Érika, que falleció el pasado mes de febrero de 2007. Pese a que ya lleve 12 años separada de ella y que su madre se marchó cuando Carla era tan solo una niña, siempre está muy presente en su vida, como así ha demostrado en sus redes, donde suele compartir mensajes que le hacen honor a su memoria.

La emotiva carta que Carla Vigo redacta para su madre tras su muerte

Carla Vigo ha publicado ahora una fotografía de ella siendo tan solo una niña de apenas 5 años. En esa fotografía, aparece con un divertido vestido de flores, mientras su madre, Érika Ortiz, hermana de la Reina Letizia, le abraza muy sonriente. “Bella flor”, reza el escueto mensaje que acompaña a una fotografía que Carla guarda con cariño en su álbum personal.

El secreto de la piel de Letizia que comparte con Pedro Sánchez

Érika Ortiz falleció en el año 2007, dejando a toda la familia desolada. Chocante fue la imagen de la Reina Letizia llorando a lágrima viva, mientras agradecía el cariño y el respeto de los medios a la hora de tratar la muerte de su hermana. Ahora es su hija, Carla Vigo, la que se ha propuesto mantener viva la imagen de su madre, aunque sea tan solo entre sus seguidores de Instagram.

Así hizo también el pasado mes de febrero, cuando se cumplían 12 años sin Érika Ortiz. Su hija, Carla Vigo, compartía con sus seguidores una escueta carta: «A veces pienso qué te hicieron, yo sé que no eras tú y que si hubiese sido por ti, no hubiese cambiado nada, el hecho es que cambió y yo pienso en ti todos los días y aunque a veces llore, pienso en ti de una forma alegre, pienso en nuestros viajes, en nuestros momentos juntas, etc. Fue breve sí, pero también fue intenso y vaya si fue intenso, nos pasaron más cosas en seis años que a alguien en toda la vida. Hoy es un día triste para mí y te juro que sé que no te gusta verme triste. Yo no lo estaría, pero a veces pasa, los humanos somos así. Te quiero», escribía.