A José Antonio Canales Rivera no hay quien lo pare. ¿Ha vuelto con su novia, Isabel Márquez, tal y como se rumorea? ¿O ha salido de nuevo con una «mujer muy guapa» y «morena, «con manoseo de manos», incluido, tal y como se ha anunciado en ‘Sálvame’? El propio diestro ha aclarado en qué punto está su ajetreada vida sentimental.

En primer lugar, se ha pronunciado sobre el testimonio que apunta que ha estado en Arcos de la Frontera en compañía de una mujer, donde supuestamente habría sido «pillado» con una nueva conquista. El sobrino del desaparecido Paquirri ha negado de manera categórica haber compartido su tiempo con una nueva mujer. La mamarracha esta diciendo que me ha visto a mí con una chica en un coche. «Me parece vergonzoso. En efecto, iba acompañado de un amigo… Me quedo un poco anonadado con estas cosas«, ha dicho. «Creo que lo de Arcos ha quedado suficientemente claro. Estoy agradecido de que mostréis tanto interés. Todo es mucho más natural».

Así está con su exnovia: «Intento acercarme a ella»

Zanjado este punto, ha contado con detalle en qué punto está su relación con su exnovia, Isabel Márquez. «He coincidido con ella, nos hemos visto. Le he cogido la mano igual que ella a mí. Ahora lo único que intento es poder acercarme a ella. Quiero poner las cosas en su sitio. Con que me dé esa oportunidad es suficiente. Lo de volver o no volver, el tiempo lo dirá».

Canales Rivera
Telecinco

El diestro no oculta que le encantaría retomar las cosas con la que fue su pareja: «Hemos estado juntos y por la parte que me toca es intentar ser mejor, en todos los sentidos, con el padre, como hijo, como pareja… como todo».

«Ahora estamos intentando solucionarlo y darle una vuelta»

Al escuchar sus declaraciones, Gema López le ha soltado: «Me pongo en la piel de ella y entiendo la desconfianza». Canales Rivera le ha respondido sincero: «Eso va a estar mucho tiempo… Ahora estamos intentando solucionarlo y darle una vuelta».

Al gaditano le pesa muchísimo haber echado por tierra dos años de felicidad y estabilidad al lado de Isabel Márquez por culpa de sus escarceos con otras mujeres. Su sólido noviazgo se vino al traste tras destaparse su idilio con Cynthia Martínez, cuyo affaire negó en un principio. «No le voy a decir a mi chica que estoy con otra chica. Ahí es donde yo peco», confesaría. Lograron superar este bache, y volvieron. Pero nuevas pilladas lo estropearon todo nuevamente. Ahora, al matador de toros le da pereza hablar de sus errores del pasado. Solo quiere mirar hacia adelante y conseguir reconquistar a su chica, de la que sigue enamorado: «No me apetece tener que estar dando explicaciones».

Canales Rivera
Telecinco

Lo cierto es que Canales Rivera empieza a estar cansado de tener que hablar en televisión de su vida amorosa. Hace dos semanas, sin ir más lejos, abandonaba el plató de Sálvame‘ cuando el programa decidía emitir el contenido de unas conversaciones de alto voltaje con una joven. Ambos habían intercambiado mensajes a través del chat, y al diestro no le hizo ninguna gracia que sacaran este asunto a la luz.

Abandonó el plató de ‘Sálvame’ tras destaparse unas conversaciones con una mujer

«Si seguís por ahí yo, protocolo de abandono. No tengo ninguna necesidad más de seguir aguantando esto. Así que yo me voy», decía, enfadado al verse en una situación tan incómoda. «A día de hoy, estoy soltero y tengo mis cosas. Pero, ya cada uno y sus cosas y sus circunstancias, pero yo no puedo aguantar ver estas cosas después del daño que yo he sufrido y después del daño que yo he hecho. Yo no voy a contestar».

«Yo soy el único responsable. Yo he pagado y he llevado mi penitencia. Y ahora que empiezo a estar bien y empiezo de disfrutar de otras cosas, no me da la gana de que a mí me tengan que soltar esto en un programa de televisión. Yo no me voy a prestar más. Yo me he sentado en una cama por una portada que salió, yo me he prestado a que salga durante un pantallazo durante cuatro horas yo sentado en un nido de buitres, aquí se me ha traído a un señor diciendo que yo no le pagaba a mi cuadrilla y los trataba mal», se quejaba.