Mucho ha llovido desde que Jennifer Aniston salió de la vida de Brad Pitt. Al menos como pareja, aunque la prensa sensacionalista estadounidense siempre ha rumoreado que su relación podría ser más estrecha de lo que se considera, aunque se trata más de un deseo que un hecho, dado que no han trascendido imágenes de la expareja juntos. Hasta ahora.

La actriz Jennifer Aniston ha orquestado un fiestón con sus mejores amigos en su mansión de Bel Air, a la que no ha faltado el mismísimo Brad Pitt, dejando a todos con la boca abierta. Por fin se demuestra que entre ambos, al menos, existe contacto y han superado los problemas que 15 años atrás separaron sus caminos. Adiós al rencor, aprovechando la Navidad, que todo lo consigue y es que en estas fiestas el espíritu de cooperación es más grande que el mal rollito. Así, Pitt vuelve a la vida de su ex, codeándose con otros amigos del gremio como Gwyneth Paltrow, Kate Hudson o Jimmy Kimmel, por citar tan solo algunos.

La alfombra de los Premios Globo de Oro es de lo más esperado de la temporada, dado que Jennifer Aniston y Brad Pitt están nominados a una estatuilla y sería el día en que volviesen a hacer coincidir sus caminos. Sin embargo, los protagonistas se han adelantado a la esperada cita, yéndose de fiesta con amigos de profesión: “Han estado en contacto varias veces desde su cumpleaños y son amigos”, reconoce una fuente consultada por la revista ‘People’.

Desde el citado medio aseguran que Brad Pitt fue uno de los primeros en llegar a casa de Jennifer Aniston y también uno de los últimos en abandonar la fiesta. Acudió solo, eso sí, un hecho que despeja dudas sobre si ha rehecho su vida tras romper su matrimonio con Angelina Jolie, como así se ha dicho en los últimos días tras unas fotos del actor muy bien acompañado.