María José Campanario ha tenido un inesperado gesto con la prensa en el funeral de Humberto Janeiro, que evidencia su deseo conciliador con los que un día consideró sus peores enemigos


Día triste el de este lunes 10 de agosto, día en el que Ubrique se vistió de luto para despedir a uno de sus vecinos más queridos y reconocidos por todos: Humberto Janeiro. El padre de Jesulín de Ubrique falleció el pasado domingo a los 76 años a consecuencia de un fallo multiorgánico provocado por una sepsis y otras complicaciones derivadas de la diabetes que padecía. Una dura pérdida que ha sumido en la tristeza a la familia Janeiro, que ahora se lamenta no haber aprovechado la oportunidad que la vida les ha brindado de disfrutar del patriarca del clan y valorar su cariño antes de que fuese demasiado tarde.

Jesulín de Ubrique llegó cabizbajo al cementerio acompañado de su mujer, María José Campanario, la cual se mostró mucho más cercana y preocupada por la prensa de lo que nos tiene acostumbrados. De hecho, tal fue el esfuerzo de la odontóloga para que los profesionales de la información estuviesen cómodos y atendidos, que no dudó en llevar personalmente refrescos y algo de picoteo a los cámaras y reporteros que acudieron a Ubrique a informar sobre el funeral de Humberto Janeiro.

Una oportunidad captada por ‘Europa Press’ en la que podemos ver la versión más amable y conciliadora de María José Campanario con los periodistas a los que a veces ha considerado como enemigos naturales. Una bonita forma de firmar la paz con la prensa y agradecerles el cariño mostrado no solo a la hora de informar sobre la muerte de su suegro, sino también de arropar a la familia en tan duros momentos, respetando su dolor y no interfiriendo en su duelo.